Ningún estado invirtió en la búsqueda de desaparecidos en 2018

- Por

Los 32 estados del país tenían dinero suficiente para iniciar comisiones de búsqueda. Pero a pesar de que el recurso estaba disponible, ninguno de ellos aprovechó la oportunidad para iniciar un plan de búsqueda para los miles de desaparecidos en México. Esto pasó en Veracruz y Guerrero, en donde se concentra la mayor cantidad de estos problemas, pero también en Coahuila o Chihuahua, en donde hay un grave repunte de desaparición forzada.

Todo esto sucedió en 2018, el último año del gobierno peñista, en donde ninguna entidad se preocupó por encontrar a estas personas, lo que dejó en el total desamparo a sus familias que continúan buscando de manera individual. La gran traba es que el dinero estaba ahí pero no había ninguna comisión estatal formada para solicitar el recurso. Se desperdiciaron millones de pesos que pudieron haber ayudado a encontrar desaparecidos en el país.

El peor ejemplo de que este tema no importó fue la propia Comisión Nacional de Búsqueda, que gastó solamente un 1.4% del total disponible para realizar campañas masivas para la búsqueda de personas. Esto representa solamente 6.6 millones de pesos de un total de 468 millones disponibles. Si la comisión nacional no mostró interés en el propósito para la que fue creada, mucho menos los estados que no contaron nunca con comisiones similares para encontrarlos.

Esta falta de compromiso con la tarea deja ver un desinterés total por parte del gobierno mexicano para atender una de las grandes crisis derivadas de la guerra contra el narcotráfico. Para junio del 2018, se sabía de al menos 35,000 personas desaparecidas en varios estados del país y el dinero que se destinaba a su búsqueda siempre levantó críticas por ser bastante bajo. Ahora se sabe que ni siquiera se usó el 2% del total ante la falta de interés y organización.

La comisión nacional de búsqueda tiene apenas un año de existencia y sus integrantes no trabajaron ni la mitad de lo esperado. Al menos fueron 186 millones inyectados para la creación de esta comitiva que no incentivó en ningún momento la creación de comisiones estatales para avanzar en el tema, a pesar de que el gobierno priista declaró que la búsqueda de desaparecidos era una de las tareas más importantes para el cierre de sexenio.

El nuevo gobierno ya ha apuntado con el dedo a los responsables y señala que la administración de Enrique Peña Nieto creó esta comisión para simular que se estaba avanzando en uno de los temas más preocupantes en el país. Esto también se repitió cuando el presidente mexicano informó sobre la actuación de su predecesor en el tema del combate a la corrupción y la impunidad dentro del gobierno. Para el encargado de derechos humanos del nuevo gobierno, no se explica por qué solamente se usaron 6.6 millones para la búsqueda.

Generalmente las comisiones se quejan por falta de presupuesto federal y salen año con año a solicitar más dinero para operar de manera correcta. En el caso de esta comisión de búsqueda, les sobraron 98.6% del dinero que les dieron. Esto no significa que haya sido una comisión austera que trabajó con pocos recursos, más bien deja ver que es una comitiva que simplemente no trabajó en todo su primero año de creación. Y el poco dinero utilizado fue para pagar salarios.

Además, de los 468 millones disponibles no se destinó ni un solo peso a viajes para establecer estrategias de búsqueda. Todo esto sucedía mientras las familias de desaparecidos encontraban fosas en varias zonas del país, mientras un tráiler lleno de cadáveres de la morgue local daba vueltas por la capital tapatía y mientras cientos de mujeres desaparecían en el centro y norte de México.

Mira toda la información en este reportaje de Animal Político.