En Monterrey ganó el abstencionismo y luego el PRI

- Por

El tema de las elecciones en la capital de Nuevo León han sido un dolor de cabeza para los regiomontanos. Desde el primero de julio han visto cómo el PRI quiere repetir la alcaldía de Monterrey, mientras que el PAN ha insertado a un perfil popular en la contienda. Los resultados de la elección de este 23 de diciembre dan una muy ligera mayoría al priista Adrián de la Garza, que podría repetir el cargo y tumbar una vacante clave para el partido conservador.

El gran problema vino cuando se logró invalidar la elección del primero de julio, en donde resultó ganador el panista Felipe de Jesús Cantú. Las acusaciones de última hora aseguraban que hubo anomalías en algunos paquetes electorales, y esto bastó para que le quitarán al panista la posibilidad de ser alcalde de Monterrey. Todo esto sucedió casi a medianoche, cuando estaba preparando su toma de posesión y festejo. Las elecciones se repitieron.

Garza suma hasta el momento 117,513 votos, mientras que Cantú 114,867 votos. Con una diferencia de casi un punto porcentual, parece ser que el PRI habrá de conseguir un victoria contundente en la alcaldía de Monterrey, luego de una temporada electoral que dañó severamente al partido que estaba en el poder desde 2012. En la noche de la elección, cuando se cerraron las casillas, ambos candidatos se declararon ganadores, pero realmente triunfó el abstencionismo.

Las personas de Monterrey estaban más ocupadas planeando sus cenas navideñas, de compras y fuera de la ciudad como para participar en una repetida justa electoral. Aunque había más contendientes, como el petista Pato Zambrano (14%), el combate real era entre el PRI y Acción Nacional, dos partidos que no han dejado de acusarse de fraude durante los últimos meses. Para el final del recuento, un 0.9% de los conteos da la victoria final a Garza.

El panismo nacional ha salido a celebrar un triunfo. Incluso en redes sociales de Felipe Cantú se puede ver un banner con la leyenda ¡Ganamos!, asegurando que Monterrey decidió un cambio de gobierno, después de dejar de lado al PRI en la alcaldía más importante del norte de México. Incluso el presidente de Acción Nacional, Marko Cortés, mostró gráficas con 70% de avance, en donde la victoria se le daba a su pieza en la capital regia.

Por otro lado, los priistas también celebraron el triunfo. Adrián de la Garza también posteó una imagen con el puño en alto y la misma palabra que usara su contrincante. Pero de este lado los respalda las cifras oficiales del órgano electoral neoleonense. Con una escasa participación ciudadana, apenas 33% de votación, la elección parece que fue uno de los temas menos importantes durante estos días para la gente de Monterrey.

Pero no faltaron los problemas. Al menos once personas fueron detenidas por supuestos ilícitos durante la jornada electoral extraordinaria, buscando alterar los votos. Entre las acusaciones está la tradicional compra del voto, hasta las personas que portaban papelería electoral falsa. Por el momento, el PRI celebra un triunfo clave después de no ganar nada en el tablero nacional en julio pasado, mientras que en el PAN prometen impugnar la derrota, mientras el partido pasa por un duro momento después de la muerte de dos panistas importantes en Puebla.