Anulan la elección en Monterrey al último minuto y el PAN está furioso

- Por

Parecía que el panismo regio estaba destinado a celebrar el día de mañana su ascenso a una de las alcaldías más ambiciosas del país. Para Acción Nacional, el triunfo de su candidato Felipe Cantú era un respiro después de la golpiza electoral que recibieron el primero de julio en todo el país. Pero detrás de la victoria del panista estaba un movimiento fuerte de priistas que no descansaron hasta agotar las instancias legales para anular la elección.

Desde que se conocieron los resultados el primero de julio, el panismo y priismo regio estuvieron jaloneando una de las alcaldías más importantes del país. Los panistas aseguraban que los votos de los regiomontanos eran definitivos. Del otro lado, el PRI norteño aseguraba que se habían alterado urnas para darle la victoria a Cantú. A unas horas de tomar posesión, los magistrados electorales han cancelado completamente la elección.

La noticia prendió fuego en el norte del país, después de que el PAN presumiera durante meses un triunfo valioso en la capital neoleonesa. Además, los conservadores ya planeaban una alcaldía acelerada para lanzar a Cantú como favorito para el gobierno de Nuevo León en los próximos años, en donde también quiere pelear por el gobierno la morenista Tatiana Clouthier. Con esto, el priismo respira y podría hacerse con una alcaldía clave, después de haber perdido prácticamente todo en las pasadas elecciones.

Los magistrados electorales discutieron durante horas el futuro de la elección regiomontana. Al final, la decisión fue la más radical: se anula la elección del primero de julio para alcalde de Monterrey y se llama también a nuevos comicios inmediatos. La nueva elección en la capital de Nuevo León podrá realizarse con los mismos candidatos. Recordemos que la diferencia entre ambos candidatos fue del 1%, es decir, apenas 4,600 votos. Para los magistrados, las casillas que pudieron ser alteradas son suficientes para cancelar todo.

La noticia le pega en el abdomen a Felipe Cantú, ya que el panista estaba listo para tomar posesión a la medianoche, en el primer minuto del 31 de octubre del 2018. Las mamparas estaban listas, ya habían ajustado las luces, el templete preparado con su nombre y el título de nuevo alcalde regiomontano, incluso había militantes y cercanos al panista listos para aplaudirlo como nuevo líder de la capital de Nuevo León. Todo esto se fundió con el anuncio de el tribunal electoral dio la noticia en una transmisión en línea.

El candidato que más celebra esta decisión es el priista y actual alcalde regio, Adrián de la Garza Santos. “Los votos de los regiomontanos son sagrados, deberían de respetarse y aquí acaban de ser tirados a la basura”, comentó Cantú, molesto por una decisión que dice estuvo planeada entre el actual alcalde regiomontano y el tribunal electoral. Lo cierto es que desde el PRI nacional también pujaron para que esta elección fuera anulada a través de distintas impugnaciones.

Felipe Cantú, al igual que su rival de la Garza, también ya había sido alcalde de Monterrey. Ahora, promete que ganará las nuevas elecciones, aún sin fecha fija, ya que los votantes regios decidieron sacar al PRI del poder. Por la otra parte, Adrián de la Garza aún no da detalles ni declaraciones públicas sobre la anulación que lo favorece y que podría hacerlo repetir como alcalde de Monterrey durante varios años más.