En 2021 podrás decidir si AMLO continúa o no como presidente

- Por

El tema de las consultas populares ha tenido un auge tremendo en varias naciones del mundo. Ahora que López Obrador tuvo un resultado favorable en su primer referéndum, el tabasqueño ha mostrado sus ansias por preguntarle cosas a los mexicanos prácticamente para cada tema polémico de su gobierno. Esta fascinación del próximo presidente por esta práctica lo ha llevado a proponer que incluso se vote su permanencia en el gobierno federal.

Con planes de terminar sus labores hasta 2024, el tabasqueño ha asegurado que sí piensa someter a referéndum su estadía como líder del gobierno mexicano. Este sería un caso único, no solamente en México sino en el mundo, ya que ningún mandatario moderno ha arriesgado toda su continuidad en el gobierno a través de una simple consulta popular. Esta acción podría mantener a Obrador en el cargo pero también podría hundirlo, si es que sus rivales logran votos masivos en contra. La moneda estará en el aire.

Lo cierto es que los grandes críticos de la primer consulta ciudadana sobre el nuevo aeropuerto nacional aseguraron que estas formas de decidir podrían hacer que López Obrador solicite reelegirse en 2024. Para el tabasqueño, la sola intención de mantenerse más tiempo del reglamentario en el poder no es opción, asegura. Por lo que ha sacado el tema del referéndum a mitad del primer gobierno de izquierda para comprobar que el pueblo es el que manda.

“No solamente no nos vamos a quedar más de seis años, nos vamos a someter al juicio popular dentro de 3 años”, comentó, asegurando incluso que la pregunta sería: ¿Quieres que siga el presidente o que renuncie? Con esto, México tendría por primera vez una destitución presidencial, en caso de que gane el NO. Este sería un hecho insólito que dejaría bastantes dudas, por ejemplo, quién habría de sucederlo en caso de que el tabasqueño sea retirado, o incluso la duda de si realmente abandonaría el cargo de inmediato y bajo qué términos.

Obrador no ha dado más detalles, pero ya desde su tercera campaña presidencial anunciaba que serían los mexicanos quienes decidirían si el nuevo presidente sigue o no gobernando. Cuando lo mencionaba, sus rivales lo minimizaron y se burlaban, asegurando que no tendría ningún sentido someter todo su gobierno a una decisión tan importante y acelerada. Lo cierto es que el tabasqueño pretende instaurar una nueva forma de evaluación a los siguientes presidentes del país. Sin duda, una consulta ciudadana sobre la continuidad de Enrique Peña hubiera sacado inmediatamente al mexiquense del juego.

Para garantizar su permanencia, Obrador promete un gobierno que elimine de tajo la corrupción. Además, el tabasqueño asegura que México tendrá una prosperidad tan radical que le dará confianza para someter al voto popular su mandato. Lo cierto es que con las consultas populares nuestro país entraría a un terreno poco conocido para la sociedad y que ha incomodado al sector empresarial y a los partidos opositores a Morena.

Con resultados favorables para el partido de izquierda después de la cancelación total del nuevo aeropuerto en Texcoco, las consultas populares parecen ser la medida favorita del gobierno obradorista para decidir temas polémicos. En principio, se prepara ya un referéndum nacional sobre si se empiezan o no las obras del Tren Maya, la gran obra de Andrés Manuel durante su sexenio. Además, los partidos opositores critican la medida pero al mismo tiempo solicitan consultas sobre el aborto, la marihuana legal, entre otros temas morenistas.