Erika Alonso será la próxima gobernadora de Puebla, confirma conteo de votos

- Por

El tema que faltaba por concretarse para generar un clima de calma en el proceso electoral estaba en la disputa por el gobierno poblano. Para los partidos Morena y Acción Nacional, se había generado una presión para colocar a sus candidatos como los ganadores definitivos de la contienda en el estado conservador. Las cifras iniciales mostraban a la esposa de Moreno Valle, la panista y sin experiencia en cargos estatales Erika Alonso, apenas por encima del morenista Miguel Barbosa.

Los reclamos de Morena generaron un conteo voto por voto que podría anular el triunfo de la conservadora y darle el poder del estado al partido de izquierda. Después de una semana llena de silencio y acusaciones, el tribunal electoral poblano acaba de ratificar como ganadora de la elección a Erika Alonso. Con esto, las intenciones de Morena por anular completamente la votación final por un supuesto fraude electoral parecen debilitarse por completo.

Miguel Barbosa celebró el conteo voto por voto que ordenó la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), pero también alegó que el material resguardado por el instituto electoral poblano ya había sido alterado para beneficiar a la esposa de Moreno Valle. El mismo tiempo, el panismo poblano y Erika Alonso celebraron el nuevo conteo que habría de ratificar a la panista como la primer gobernadora del estado. Incluso Alonso declaró que la intención de Barbosa y Morena era resultado de una clara violencia de género.

Lo cierto es que el recuento de votos se generó gracias a comprobados delitos electorales en el estado conservador. En principio, Morena reportó el robo de boletas electorales en municipios claves, además de compra de votos y amenazas por parte de hombres armados para someter la decisión de ciertos votantes. El tribunal electoral declaró que sí existían motivos para dudar de la votación final, por lo que solicitaron el traslado de boletas hasta el centro del país para un conteo imparcial.

Los resultados han favorecido al matrimonio Moreno Valle, que buscaba permanecer en el poder durante seis años más. Recordemos que Barbosa anunció que la decisión del tribunal poblano daría como ganadora a la panista, ya que se había truqueado el material electoral y que varios de los funcionarios locales estarían alineados a los intereses de Moreno Valle por no ceder el poder en el estado del centro del país. Con la decisión que parece definitiva, Morena buscará la anulación total como último recurso, alegando un orquestado fraude electoral.

Después del primero de julio, los morenistas poblanos entraron por la fuerza al lobby de un hotel en la capital del estado en donde se resguardaban varios militantes panistas. En el encuentro lleno de empujones, violencia y amenazas, los morenistas aseguraron que se había encontrado material ilegal en donde Acción Nacional falsificaba actas para justificar los conteos a favor de Erika Alonso. Días después, la panista y esposa del exgobernador recibió su constancia de mayoría en un evento blindado de seguridad ante las protestas ciudadanas.

Como último recursos, Barbosa y su partido habrán de impugnar la decisión del tribunal electoral poblano, lo que generaría una nueva y definitiva revisión del caso. Lo cierto es que la sociedad de Puebla aún no conoce realmente quién será la persona que los gobierno durante el próximo sexenio, y más que nada están atentos a qué ideología política habrá de decidir su futuro político: la izquierda morenista o la derecha ultraconservadora panista.