Caos en Puebla: presunto fraude electoral, robo de actas y apertura de paquetes

- Por

Los resultados preliminares para el nuevo gobierno de Puebla le dan la victoria a la conservadora Erika Alonso. Es la esposa del exgobernador panista Moreno Valle y la oposición ya acusa un fraude electoral. Como prueba, Morena desmanteló un centro de mapacheo electoral lleno de actas, boletas y mamparas falsas.

El caos ya está siendo revisado por las autoridades electorales y la fiscalía electoral. Lo cierto es que en Puebla el fantasma del fraude persiste y no hay una victoria cómoda para nadie. Miguel Barbosa, el morenista que acusa esta alteración de los números, tiene 96 mil votos menos que Erika Alonso y presenta como pruebas el robo a punta de pistola de setenta paquetes electorales.

Además, se encontró hace poco un cúmulo de papelería electoral abandonado a las orillas de una presa local. Estos paquetes serían parte del robo masivo de paquetes electorales por la vía violenta y dejan en claro que la idea de los ladrones era la de evitar que votarán la mayor cantidad de poblanos. Morena acusa que los robos fueron estratégicos y se realizaron en zonas en donde Barbosa mantenía ventaja.

Después del escándalo entre morenistas y panistas en un hotel, en donde fueron decomisadas cajas llenas de papelería electoral falsificada, Puebla no puede ver la calma electoral del resto de los estados del país. La autoridad electoral ya inició un proceso por robo de más de 8 mil boletas electorales y cuatro urnas. La detención del responsable se hizo luego de que volcara la camioneta en donde mantenía el material secuestrado. Como dato importante, el vehículo está registrado a nombre del actual gobierno poblano.

Todo esto es parte de un proceso que se antoja largo para determinar a un ganador certero en Puebla. La principal acusación es que Moreno Valle no quiere dejar el poder y, después de que le negaron la candidatura presidencial, busca mantenerse en las decisiones políticas poblanas a través de su esposa. Erika Alonso fue elegida de manera unánime por el panismo local y nacional, sin tener puestos de gobierno previos para consolidar su intención. Hasta el día de hoy, la panista asegura que Morena busca quitarle un triunfo digno.

Para intentar calmar las cosas, el instituto electoral local ha asegurado que sí se revisarán más de 2 mil paquetes electorales para investigar si hubo alguna alteración. La intención es la de calmar el ambiente que ha tenido acusaciones, amenazas, balas y marchas. El panismo no piensa soltar este triunfo, ya que no ganó demasiado en las demás vacantes estatales. Morena pretende aclarar la elección poblana para afianzarse un estado más, ya que ganaron la Ciudad de México, Tabasco, Veracruz y Morelos.

Funcionarios de casilla poblanos reportaron ataques a balazos en casillas locales y aseguraron dos cosas: 1) que los hombres armados buscaban evitar el voto y 2) la policía poblana no acudió a tiempo a los llamados de auxilio. Todas estas anomalías deben ser revisadas por la autoridad electoral, ya que la intención de detener la libertad del voto sí se realizó. Por el momento, el PAN no ha podido celebrar con calma los primeros resultados. Morena se mantiene cada día repitiendo la idea de un fraude electoral, por lo que faltan semanas de tensión hasta conocer un resultado final.