AMLO tiene un equipo especial para revisar honestidad de sus trabajadores

- Por

La mención fue muy sutil y surgió cuando se justificaba el despido de un funcionario público encargado de una aduana. Mientras el presidente se soltó mencionando las causas por las que estarían aplicando más vigilancia en los puertos nacionales, se mencionó la existencia de una comisión interna en su gobierno que ha estado vigilando a los perfiles de la cuarta transformación. Este grupo ya ha generado avances para provocar la primer baja por corrupción dentro de los empleados del nuevo gobierno.

Se trataría del capitán Héctor Mora, un empresario tradicionalmente encargado de la aduana de Manzanillo. Ahí mismo se habría investigado a fondo si las acusaciones en contra del capitán eran ciertas. Las palabras de López Obrador fueron contundentes, existe “una comisión especial” dedicada a esta labor. Justo antes de mencionar su existencia, el presidente aseguró que no se trata del Cisen, pero que sí se realizan labores de investigación ahora hacia dentro del gobierno.

No es el Cisen, asegura

Recordemos que el tabasqueño clausuró definitivamente a la policía política mexicana, quienes durante décadas se dedicaron al espionaje a rivales de los gobernantes en turno. Con las labores del Cisen suspendidas, Obrador ha dejado claro que no por eso se dejará de investigar si los empleados de la cuarta transformación están ligados a casos de corrupción, nepotismo, abuso de poder o desvío de recursos. La intención del morenista es no ser el jefe de ningún personaje con actividades criminales.

El primer avance de esta equipo especial anticorrupción estaría enfocado en limpiar actos ilícitos y moches en las aduanas mexicanas. “Pero no solo es ese caso”, señaló el presidente en su conferencia matutina, dejando en claro que esta comisión ya trabaja en la investigación de otros perfiles del gobierno obradorista para revisar si están ligados o no a casos de corrupción o alguna otra actitud ilegal.

Golpe a Espriú

Por lo tanto podrían caer más ejemplares del nuevo gobierno. El posible despido de este capitán golpea a Jiménez Espriú, uno de los hombres más cercanos a López Obrador, y quien decidió recontratar a Héctor Mora en el área de aduanas en donde la SCT tiene vigilancia permanente. Incluso la marina alertó al presidente de la grave corrupción que se vive en estos sitios de intercambio comercial, en donde solicitaron controlar la seguridad para evitar el avance del contrabando aduanero.

No debemos olvidar que cuando el periodismo independiente mexicano ha señalado a algún funcionario del nuevo gobierno por casos de corrupción o incompetencia, el presidente rápidamente ha revisado el caso y al menos en dos ocasiones se ha despedido a las personas ligadas a casos de corrupción: uno de ellos cercano al caso Odebrecht y una más por no contar con la experiencia laboral para el cargo (una diseñadora de modas en el Conacyt).

Este uso de la inteligencia del gobierno mexicano estaría ahora apuntando hacia atrás de la costumbre. Mientras el sexenio anterior la policía política miraba a opositores, críticos, periodistas, activistas y reaccionarios, ahora las labores estarán enfocadas en revisar que no haya rastro de corruptos entre los empleados de un gobierno que está enfocado en limpiar de corrupción. Todo esto apunta a una nueva forma de trabajar con los servicios de inteligencia en México.

Con información de La Política Online.