Gobierno mexicano espió a la reina de Inglaterra y María Félix

- Por

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la mañana del primero de marzo la apertura de los archivos de la Policía Federal y del desaparecido Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y la creación del Centro Nacional de Inteligencia.

El mandatario señaló que habrá total transparencia e indicó que sólo se respetarán las limitaciones que establece la ley respecto a la protección a niños y familiares de víctimas.

“Lo importante es que todos tengamos acceso”.

Antes de dejar de existir, los servicios de inteligencia del Estado espiaron parejo. Elementos de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS) y la Dirección Federal de Seguridad (DFS) —agencia que posteriormente derivó en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen)— investigaron tanto a expresidentes, reyes y guerrilleros como a escritores, pintores, cantantes, actores e incluso a los directores de estas agencias de investigación.

Por su parte, el subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo, dijo que el acuerdo instruye a las instituciones entregar la información de 1985 a la fecha al Archivo General de la Nación, especialmente lo relacionado con derechos humanos, actos de corrupción, persecución política.

“La intención es máxima publicidad, poniendo por delante el interés público y la verdad, que no permita ningún tipo de simulación”, sostuvo.

Investigaciones inverosímiles

En el fondo correspondiente a la DFS se encuentran 15 hojas en las que se detallan las actividades que, de 1980 a 1983, realizaba el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando daba clases de Sociología en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT).

Mientras que en el mismo fondo, poco más de mil hojas detallan actividades del expresidente Carlos Salinas de Gortari. Estas agencias lo vigilaron por lo menos desde 1956 a 1985; es decir, en su época de estudiante de Economía en la UNAM y por su paso como secretario de Planeación y Presupuesto en el sexenio de Miguel de la Madrid.

Sobresale el espionaje que la DFS hizo sobre la reina Isabel II de Inglaterra, de 1975 a 1983, y que quedó plasmado en 28 documentos que han sido desclasificados. Se encuentra el seguimiento a los revolucionarios Ernesto Che Guevara y Fidel Castro en su paso por México antes de iniciar la Revolución Cubana.

Los Premio Nobel Gabriel García Márquez y Octavio Paz fueron vigilados por el Estado durante 30 años. En el caso del autor de 100 años de soledad, fue seguido por la DFS de 1967 a 1985, mientras que en el caso del escritor mexicano, 101 hojas de documentos dan cuenta de sus actividades de 1954 a 1985.

Entre los periodistas e intelectuales que también se encuentran en la base del AGN están Miguel Ángel Granados Chapa, Julio Scherer, Jacobo Zabludovsky, Joaquín López-Doriga, Carlos Marín, José Woldenberg, Héctor Aguilar Camín, Manuel Buendía, Vicente Leñero, así como Enrique Krauze, José Revueltas, Elena Poniatowska, Efraín Huerta, Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes, Juan García Ponce, Juan José Arreola, y Vicente Rojo.

Actores y cantantes como María Félix, Silvia Pinal, Ignacio López Tarso y conductores de televisión como Raúl Velasco y José Ramón Fernández fueron investigados por el Estado mexicano.

Alberto Aguilera Valadez, conocido como Juan Gabriel fue espiado en 1984 por personal de la Dirección Federal de Seguridad, y su información la detallan seis hojas, mientras que Luis de Llano Macedo, productor de televisión y quien organizó el Festival de Rock y Ruedas Avandaro, fue espiado en septiembre de 1971 por la DFS y de quien se detallan sus actividades en este concierto en siete fojas.