El gobierno de AMLO está espiando a las caravanas migrantes

- Por

Como en ningún otro sexenio, lo que sucede en la frontera sur del país afecta directamente a las relaciones diplomáticas y comerciales con Estados Unidos.

Por este motivo las caravanas migrantes se han convertido en un tema de seguridad nacional para el Gobierno del presidente López Obrador.

Aunque el presidente afirmó que bajo su mando se acababa el espionaje, lo cierto es que hay temas que no pueden dejarse a la deriva, como el tema de los migrantes centroamericanos.

Entre diciembre de 2018 y junio de 2019, la institución sucesora del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), y el área de inteligencia de las Fuerzas Armadas coordinaron, junto con autoridades de Centroamérica, la vigilancia de las caravanas migrantes que partieron de América Central hacia los Estados Unidos.

A decir del Primer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, estos operativos de monitoreo a los “flujos migratorios descontrolados”, contaron con el intercambio de información de los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Evitar inestabilidad

A decir del gobierno federal, con estas tareas de ‘vigilancia’ se pudieron “anticipar escenarios sobre la movilidad de grupos migratorios irregulares con destino a México como parte de su trayecto a los Estados Unidos de América (EUA)”.

En noviembre de 2018, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal ordenó el cambio de denominación del Cisen al CNI, encabezada por el general de visión en retiro Audomaro Martínez Zapata.

Además de este cambio, al CNI se le retiró su autonomía y fue adscrito a la Secretaría de Seguridad Pública y Participación Ciudadana (SSPPC), encabezada por Alfonso Durazo Montaño.

“El Gobierno de México entiende la Seguridad Nacional como una condición indispensable para garantizar la integridad y la soberanía nacionales, libres de amenazas al Estado, a fin de construir una paz duradera y fructífera”, reza el informe dado a conocer al Congreso por medio de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

“Para establecer un Sistema Nacional de Inteligencia, el Gobierno de México continuó dotando al Centro Nacional de Inteligencia y a las Fuerzas Armadas de elementos y capacidades institucionales para prevenir riesgos y disuadir amenazas que vulneren al país”, añadió.