Político mexicano tenía mil espías disfrazados de meseros

- Por

Cada nueva administración mexicana parece tener como obligación el develar los excesos de sus antecesores. Esto sucede prácticamente en cada cargo, desde alcaldías hasta la presidencial, y deja ver cómo se usó el poder para sacar ventajas personales. El nuevo gobernador veracruzano ha alertado que cientos de informantes están yendo a cobrar por sus labores en la administración del panista Yunes Linares.

Cuitláhuac García, el nuevo gobernador morenista, asegura que son casi mil personas que fueron contratadas durante la breve administración del conservador para espiar a su gabinete y a los diputados del congreso veracruzano. Disfrazados de meseros, estos informantes cobraban entre 2,000 y 2,500 pesos para escribir sobre lo que hablaban determinadas personas de la política local, mientras suponían que nadie los escuchaba.

El medio La Política Online nos deja ver cómo esta práctica no es exclusiva de Yunes Linares. Se sabe que la élite política capitalina también gusta de tener ciertos informantes disfrazados de empleados en restaurantes, centros nocturnos y oficinas en la Ciudad de México (en donde se concentra el poder político nacional). Estas redes tendrían la función de espiar en silencio y luego entregar un informe completo a los interesados.

En el caso veracruzano, LPO revela que estos espías de Yunes estaban presentes en los restaurantes más famosos en varias zonas del estado. Veracruz fue durante décadas un paraíso turístico, pero desde la llegada de Javier Duarte las cosas han a la baja en temas de economía, seguridad y han subido en temas de violencia y grupos criminales. Para que funcionaran estos espías, era necesario entregar los informes escritos a un encargado en cada zona.

Pareciera la trama de una mala película de espionaje, pero en México se ha llegado a estas prácticas gracias a que la política en este país se discute en la mesa. No son raras las reuniones urgentes entre políticos nacionales para tratar temas de profundidad mientras comen platillos altamente costosos. Recordemos que hace poco hubo una reunión urgente de gobernadores de cierto grupo político en un restaurantes de la capital mexicana. Con esta tendencia, un mesero-informante es suficiente para saberlo todo.

Dentro de los círculos políticos de seguridad ya se sabe de este tipo de acciones, por lo que muchos elementos de resguardo revisan un restaurante antes de que su político a proteger se siente a comer; además, solicitan que no haya personal de meseros ni nadie ajeno a su grupo cerca. Esto pasó en las elecciones presidenciales del 2018 para evitar fugas de información en el equipo de Ricardo Anaya, explica LPO.

A Yunes se le acusó desde el nuevo gobierno por enfocarse en detener a Javier Duarte y Karime Macías, antes que por velar por el bienestar y la seguridad de los veracruzanos. Para lograr mantenerse al frente, el panista lanzó a su hijo como candidato a gobernador con la ayuda del perredismo, pero Morena se impuso. Gracias a esto es que se revela esta información, aunque el gobernador no ha señalado si se habrá de avanzar en alguna investigación con la fiscalía local.

Mira toda la información en esta nota de La Política Online.