Veracruz declara “emergencia humanitaria” de desaparecidos por primera vez en México

- Por

Ayer fue el último día del PAN en el gobierno veracruzano y las cifras de personas desaparecidas que quedan en el estado son alarmantes. Su nuevo gobernador, el morenista Cuitláhuac García, ha llegado al gobierno del estado alertando sobre la crisis de violencia que deja Javier Duarte y Miguel Yunes Linares. Antes que cualquier otro tema se ha dejado en claro que el nuevo gobierno no piensa ignorar las cifras para enfocarse en otros temas.

El llamado de Cuitláhuac es de emergencia humanitaria por la desaparición de miles de personas a consecuencia de la constante alza de grupos criminales y enfrentamientos en Veracruz. El estado ha pasado de ser un gran centro turístico nacional a convertirse en el territorio con más fosas comunes y crímenes ligados a la actividad criminal, desde tráfico de drogas, secuestros, feminicidios y violaciones, hasta robo de gasolinas.

Esta declaración emitida por el gobernador morenista es inédita en México. Lo que se pretende es aceptar que hay un problema antes de taparlo con promesas de más seguridad armada y solicitar el apoyo inmediato de organismos internacionales como la ONU. El primero pasó, aseguró, es ayudar a las familias que llevan décadas buscando a sus familiares en medios de condiciones de amenazas y violencia. Se procura la búsqueda de desaparecidos, la identificación de cuerpos encontrados en fosas y la ayuda a las víctimas de la violencia.

Este llamado es una fuerte crítica al gobierno de Yunes Linares, un corto periodo de gobierno que se enfocó directamente en acumular evidencia en contra del priista Javier Duarte, antes que en atender el grave problema de seguridad que dejó. Yunes se esforzó por promover a Veracruz como un destino ideal para el turismo y no dudó en negar que se vivía una crisis humanitaria, a pesar de los constantes hallazgos de fosas clandestinas repletas de cadáveres, muchos de ellos de menores de edad.

El nombre del llamado que emitió Cuitláhuac es la “Declaratoria de Programa Emergente por Crisis de Violaciones de Derechos Humanos en Materia de Desaparición de Personas en Veracruz”, primera en su tipo en México. Esto deja ver una preocupación desde el gobierno estatal, apoyada por la mayoría del congreso local, por dar con el paradero de las más de 20 mil personas desaparecidos en diez años en Veracruz. Recordemos que el gobierno de Yunes mencionó en varias ocasiones que la cifra apenas rebasada las 5 mil personas desaparecidas.

Mucha de esta crisis de violencia se debe a que el estado se ha fragmentado entre el control de tres grupos criminales: el cártel Jalisco Nueva Generación, los Zetas, el y cártel del Golfo. Estos tres grupos se han disputado el territorio jarocho, lo que ha desatado la creación de fosas clandestinas, los constantes asesinatos en prácticamente cada punto del estado, además de las alarmantes cifras de desaparecidos. Incluso se habla de migración de familias veracruzanas a otros estados, huyendo de la violencia incesante.

“Me duele, nos duele haber llegado a estos extremos. El estado fallido quiso esconder, en sus rincones burocráticos de supuesta justicia, retardada y torpe, acontecimientos que lastimaban a miles de familias”, comentó Cuitláhuac, asegurando que buena parte de las cifras de desaparecidos y asesinados en el estado están relacionados con el ataque al crimen por parte de los elementos de las fuerzas armadas. Los famosos fuegos cruzados y los abusos de los militares y marinos también han contribuido.