Suprema Corte obliga a Nuevo León a aceptar el matrimonio gay

- Por

Se trata del estado norteño más importante del país, pero también uno de los más conservadores. En Nuevo León siempre ha reinado una postura bastante cercana a las ideas de la religión católica para decidir sobre el matrimonio y la unión entre dos personas. El día de hoy, avances en la Suprema Corte dieron como inválido cualquier argumento que impida que dos personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio por la vía civil.

Este es un gran paso en cuestión de derechos humanos en el país, ya que Nuevo León es aún un estado sumido en graves casos de homofobia. La decisión de la Suprema Corte obliga a que en el estado del cabrito se puedan realizar matrimonios gay sin ninguna traba legal o ideológica. Y es que en Nuevo León la ley exigía que el matrimonio solamente podría darse entre un hombre y una mujer, siempre y cuando fueran mayores de 18 años.

Se trata de un gran avance para esta comunidad, que ha logrado legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en Ciudad de México, Quintana Roo, Michoacán, Morelos, Chiapas, Baja California, Nayarit, Coahuila y Puebla: estos dos últimos con grandes críticas por parte de los sectores más conservadores, recordemos que es ambos estados son gobernados por el partido Acción Nacional. Por lo que la tendencia está por incrementar.

Recordemos que el gobierno de López Obrador ha prometido la defensa de los derechos humanos de la comunidad LGBT. Si bien no hay un plan estructurado, el obradorismo asegura que se legalizará próximamente el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país. Este es uno de los tópicos más criticados por partidos opositores, quienes aseguran que debe triunfar la moral católica antes que cualquier otra decisión legal.

Con 13 estados a nivel nacional permitiendo estas uniones legales entre dos personas, la tendencia indica que cada vez más estados habrán de legalizar estos matrimonios. Y es que en el caso de Nuevo León, la apertura no llegó de parte del gobernador o las autoridades locales: tuvo que ser una decisión sólida y contundente de la Suprema Corte lo que permitió esta apertura legal.

El gobernador neoleonés, Jaime Rodríguez, ha declarado públicamente que la homosexualidad no es natural para él y su gobierno. “Creo en el principio de la familia. Creo en el matrimonio, no en las otras zonceras. No creo en las otras cosas. El matrimonio es hombre-mujer, punto”, llegó a decir “el Bronco” ante empresarios norteños. Con estas posturas del actual gobernador, parecía que no habría avances notables en el tema.

La Suprema Corte fue tajante sobre su decisión: “toda aquella ley de cualquier entidad federativa que limite el matrimonio a un hombre y una mujer, excluyendo de esta a las parejas del mismo sexo o considere que la finalidad de la institución del matrimonio es exclusivamente la procreación, resultan inconstitucionales, ya que conllevan un acto de verdadera discriminación que no puede ser tolerado”, argumentaron.

Con información de Animal Político.