Apertura de Afores preocupa a inversionistas

- Por

El plan del presidente López Obrador de diversificar la inversión de las Afores, incluyendo la inversión en fondos de capital privados, ha creado preocupación en los mercado de que este dinero termine siendo despilfarrado en obras de infraestructura sin ningún sustento.

La desregulación del mercado de Afores.

Gustavo Rangel, economista y jefe de ING Financial Markets LLC de Nueva York expresa su preocupación por la tónica que trae el gobierno respecto a la inversión y qué podría representar esto para los fondos. “La preocupación de que esto pueda ser una forma de financiar los proyectos de interés del gobierno, los cuales carecen de fondos fiscales, pero que son económicamente controversiales”.

El plan de Obrador fue enviado al Congreso de la Unión apenas la semana pasada, y forma parte de toda una batería de propuestas por parte del gobierno. Entre las propuestas figuran reducciones fiscales para las empresas que deseen ofertarse en el mercado de valores. El gobierno parece estar buscando una cantidad cada vez mayor de inversión y de emprender una carrera al alza para los mercados desde que inició el pasado diciembre.

La propuesta para las Afores en concreto busca reducir las regulaciones a los fondos de pensiones que administran más de 5 billones de pesos. La cantidad es astronómica, si se considera que todo el mercado de valores ronda los 5.5 billones actualmente, prácticamente el 90% de su valor. Sin embargo, a pesar de que pueda atraer una buena cantidad de inversionistas, igual podrían impulsar los Fideicomisos de Bienes Raíces, mejor conocidos como Fibras, que utiliza el gobierno para la construcción de infraestructura. De igual manera permitirá que las Afores puedan ser invertidas en fondos de capital privado. Una desregulación casi total del sistema pensionario mexicano.

¿Riesgo u oportunidad?

Y es que, a pesar de parecer innovador, este esquema ya había sido visto en la financiación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, cancelado hace tan solo unos meses. Las Afores fueron invertidas en un instrumento de inversión denominado como Fibra E. En este fideicomiso invirtieron cuatro fondos de pensiones; incluyendo los del de Grupo Financiero Inbursa SAB y el de Grupo Banorte, el banco privado mexicano más grande del mercado.

Sin embargo, la situación es distinta, pues los inversionistas se muestran preocupados por la estrategia del gobierno. Temen que los recursos sean utilizados para impulsar proyectos de forma un tanto caprichosa como el del Tren Maya o la Refinería en Dos Bocas, en Tabasco, los cuales aún generan dudas en los inversionistas. Más, igual podría liberar presión en la deuda, la cual temen los inversionistas, puedan ser afectadas por estos proyectos, que, en conjunto, suman más de 200 mil millones de pesos de inversión.

“Esto es significativo en la medida que las Afores podrán ampliar su abanico para invertir” mencionó a Bloomberg Luis Gonzali, un administrador de finanzas en Franklin Templenton en la Ciudad de México. “Sin embargo, podría derivar en prácticas coercitivas por parte de las autoridades para financiar proyectos gubernamentales. Eso no necesariamente tiene que pasar, pero tenemos que prestar especial atención conforme las nuevas regulaciones son implementadas”, dijo Gonzali para finalizar.


Etiquetas: