AMLO será declarado presidente electo este miércoles

- Por

Después de que el INE declarara hace un mes que el candidato tabasqueño gozaba de la mayoría de las preferencias electorales, su partido y él mismo esperan la constancia definitiva. El asunto es que durante estos meses de trabajo, Obrador y su equipo más cercano han estado prácticamente reestructurando el gobierno sin el documento oficial que les de tranquilidad para arrancar con todo en diciembre.

Una de las señales claras de la urgencia del tabasqueño por hacerse con la constancia del tribunal electoral fue su decisión de no acompañar al presidente Enrique Peña a la cumbre de la Alianza del Pacífico. El priísta lo invitó, después de un encuentro histórico entre ambos en Palacio Nacional, pero al final Andrés Manuel declinó al no tener aún el título oficial de presidente electo. Esto cambiará este próximo miércoles, cuando el tribunal apruebe los dictámenes necesarios para darle la declaración de validez.

Con esto, el tabasqueño puede ahora sí presumir que será el próximo presidente de México. Es decir, estará avalado por la máxima autoridad electoral mexicana y ya no tendrá que preocuparse por impugnaciones, quejas u otros temas que pudieran poner en duda su victoria. Con más de 30 millones de votos, López Obrador se ha alzado como el candidato más popular de las últimas décadas. Durante los trabajos de entrega-recepción, el tabasqueño ha gozado de un apoyo ciudadano y empresarial inesperado.

Gran parte del retraso para que se entregue esta constancia es culpa de uno de sus partidos aliados por la presidencia. El partido Encuentro Social, un partido evangélico que colaboró en la coalición Juntos Haremos Historia, se niega a desaparecer y en la desesperación por mantener el registro han solicitado incluso anular la elección presidencial, en donde salieron ganadores y se aseguraron buenos puestos en ambas cámaras legislativas.

No solamente el PES pelea por mantenerse vivo como fuerza política. El partido Nueva Alianza también llenó de quejas la agenda del tribunal electoral. Para ambos partidos, era necesario hacer un recuento nacional de votos para verificar si podían o no rebasar el 3% de la votación que exige el INE para participar como partido político. Esto llevó al tribunal a verificar las peticiones y en este caso a anular la posibilidad de un recuento de votos. Esta última decisión abrió camino para acelerar la entrega de la constancia a Obrador.

El tabasqueño llevaba semanas apurando al tribunal para que le entregara el nombramiento. Y es que el nombramiento de virtual ganador de la presidencia de México no es lo mismo que la declaración oficial de presidente electo. Durante semanas, Morena ha estructurado todo un plan para sacudir la clase política mexicana. Entre un sólido plan de austeridad, reformas, legalizaciones, mayorías y descentralizaciones, parece ser que el tabasqueño no se sentía cómodo sin la constancia en las manos.

Este próximo miércoles 8 de agosto el tribunal electoral tendrá una sesión a las diez de la mañana. Es ahí en donde se aprobará todo lo relacionado con las elecciones de hace un mes. Se pretende validar la elección en general y al ganador, López Obrador, para otorgarle de una vez su constancia de presidente electo. Con esto, ya solamente faltaría movimiento en la transición entre su gobierno y el de Enrique Peña para tomar poder el primero de diciembre.