A un mes de la elección, el PRI gana su única alcaldía en Buenaventura, Chihuahua

- Por

La votación del primero de julio fue caótica en uno de los municipios de Chihuahua más golpeados por el narcotráfico. Se trata de Buenaventura, un poblado cercano a Sonora y no muy lejos de la frontera que mantiene un gobierno priísta. Ahí, las urnas se llenaron de sospechas y violencia, después de que en tres de ellas se acusara un fraude claro. Los candidatos que se declararon ganadores fueron del Frente y el PRI.

La priísta Miriam Caballero, que funge como actual alcaldesa de Buenaventura, aseguró que se abusó de varias urnas para darle el triunfo ilegal a su rival frentista, el imponente Antonio Noriega Armendáriz. Entre las acusaciones y los ataques, sus simpatizantes se agarraron a golpes días después, en el centro del municipio. Hoy, después de veintiséis días de las urnas, el tribunal electoral local señaló que la victoria definitiva le corresponde a la candidata del PRI.

Con esta decisión, el priísmo nacional puede festejar su único triunfo electoral en el norte y también su única alcaldía ganada en todo el país. Según los datos presentados, el frentista Noriega pierde la elección después de que se anularan tres casillas de un ejido, en donde se alteró el material electoral. Después de la manipulación, la priísta habría perdido por pocos votos. Noriega Armendáriz celebró durante poco tiempo.

Luego de impugnaciones y presiones, la priísta logró llevar el caso hasta el tribunal electoral local, mientras que el frentista de sombrero aseguraba que todo era un plan del PRI para no desprenderse del poder en Buenaventura. El seis de julio, la asamblea electoral local le dio su constancia de mayoría de votos al frentista. Este papel perdió todo su valor el día de hoy, cuando la priísta fue nombrada como la nueva alcaldesa del municipio chihuahuense.

Los reclamos no se han detenido desde el primer de julio. Cada bando ha acusado al otro de fraudulento y entre amenazas reclamos se da hoy un resultado que parece definitivo. Miriam Caballero ha ganado por solamente 121 votos. Todo esto después de que se anularan completamente las tres casillas en donde se comprobó que hubo anomalías, según el tribunal electoral.

Hace meses, pobladores y partidos políticos advirtieron la participación del crimen organizado en la elección. Aseguraron que los hombres armados habían avisado que en Buenaventura y otros poblados cercanos “solo habría un candidato”. Con este riesgo encima, el voto local se llenó de dudas. Para el primero de julio, y pese a las amenazas, los habitantes de Buenaventura salieron a votar apretando la contienda entre el frentista y la recién declarada ganadora.

Antonio Noriega en todo momento declaró que un familiar de la candidata priísta era comandante de seguridad pública en el municipio de Gonzalo Orozco y que habría mandado secuestrar las urnas de al menos dos casillas para darle el triunfo a Miriam Caballero. Con esto, el priísmo nacional recibe una sorpresa que no esperaba. Después de los peores resultados en su historia, esta alcaldía no cae nada mal.

Pero lo cierto es que el PRI se mantiene en este municipio del norte de México ligado completamente a la violencia del narcotráfico. Incluso la revista Proceso señala que la ganadora priísta ha sido acusada de “ser prestanombres de personas ligadas al crimen organizado”. Por el momento no hay evidencias contundentes en contra de Miriam Caballero, por lo que podrá mantener la alcaldía y presumir la única victoria del PRI en el norte de México.