Diputados que ganaron cargo regresan a ‘trabajar’ para cobrar finiquitos

- Por

La costumbre dicta que después de ganar un puesto en las elecciones mexicanas, los diputados y senadores afortunados no tendrían por qué regresar a sus cargos previos. Las cámaras legislativas en los periodos de transición están prácticamente abandonadas y sin labores importantes. Si no hay nada a qué regresar, ¿porqué 16 diputados y senadores decidieron hacerlo?

Hay un interés detrás. Si logran cerrar la legislatura en sus respectivos asientos, los diputados y senadores podrán recibir sus dietas (pagos que reciben por estar en el cargo cada mes), además de un fondo especial que se les otorga al final de sus labores. Los senadores recibirán 1.8 millones de pesos a un mes de terminar el año. La dieta mensual de los diputados es de 71 mil pesos y podrán cobrarla todos estos meses, hasta el último día de agosto.

En lugar de enfocarse en la entrega-recepción de los puestos a los que accederán. Morenistas como Raúl Morón, Layda Sansores, Alejandro Armenta, Delfina Gómez y Antonia Cárdenas han decidido regresar a sus puestos en la cámara de diputados y senadores para cobrar por esos cargos, a pesar de haber ganado puestos importantes. Morón, ganador de la alcaldía de Morelia, mantiene una transición difícil con el aún alcalde de la ciudad, por lo que podría utilizar el tiempo en este tema, en lugar de regresar a su anterior puesto.

Pero no solamente el partido guinda tiene a políticos aprovechados. El PAN también ha visto a varios de sus ganadores volver a sus curules. Romero Hicks, Federico Doring, Pilar Ortega, Alejandra Reynoso y Elena García han operado de la misma manera. La intención es la de cobrar la mayor cantidad de recursos posibles en la vacía legislatura actual. Con mayoría priísta y panista, ambas cámaras se reestructurarán por completa el próximo diciembre, cuando Morena domine en números.

Este tipo de abusos no pueden excusarse con intenciones de trabajar hasta el último día para impulsar leyes determinantes. Lo cierto es que no hay mucho trabajo por san Lázaro y en el recinto de senadores tampoco hay actividad primordial para estos ganadores. Para la próxima presidencia de López Obrador se prevé disminuir estas dietas y apoyos para evitar, precisamente, este tipo de acciones. La intención la podrían aplicar de inmediato los representantes de Morena.

Los ganadores que decidieron no regresar mantienen a sus suplentes a cargo del puesto hasta que se dé por terminada la actual legislatura. En el tema de los que regresaron, podrán cobrar al menos dos dietas, la de julio y agosto. Por el total de tiempo de los senadores en sus puestos, se han reunido cerca de 200 millones de pesos que serán repartidos a finales de agosto del 2018 a 128 senadores de todos los partidos.

Para la próxima legislatura, Morena planea recortar este tipo de dádivas como parte del plan de austeridad que encabezará el tabasqueño. Se bajarán los sueldos en un 50% y eliminarán privilegios innecesarios, como el seguro médico privado, los vehículos último modelo y demás regalos tradicionales. La intención es la de eliminar la idea de que un puesto legislativo es sinónimo de riqueza inmediata.