El obradorismo truena si no se salva Pemex para 2024

- Por

Todas las apuestas del primer gobierno de izquierda en México apuntan al petróleo. Para el presupuesto de 2020, el segundo año de López Obrador al cargo del país, se destinarán aún más recursos para salvar a la petrolera más endeudada del planeta. Pemex se tienen que salvar sí o sí, según las apuestas del presidente. 

El anuncio que ha sacudido al país es que la petrolera recibirá 86,000 millones de pesos, es decir, un 4% más que en 2019. Con esto, el obradorismo apuesta todo a que será el petróleo lo que salvará a México. El problema es que si esto no sucede de aquí al 2024, Morena tendrá graves problemas para repetir la presidencial en las próximas elecciones. 

La apuesta quedó clara, el presidente va por Pemex y la seguridad en México.

Las intenciones del presupuesto 2020 dejan ver cambios que no se veían en las épocas del PRI y PAN. En principio, se cobrarán impuestos a empresas extranjeras con fuerte presencia en el país, como Uber, Netflix, Spotify, DiDi, entre muchos otros servicios digitales. Pero también se han inyectado recursos colosales para la guardia nacional obradorista, la fuerza élite para recuperar la paz en el país. 

Desde que entró a la presidencial, López Obrador dejó en claro que se cancelaría la reforma energética de su antecesor. Para el tabasqueño, México puede surtir su necesidad de gasolinas sin necesidad de importarla de otros países, por lo que la gran apuesta es incrementar la productividad de las refinerías actuales y crear en tiempo récord la polémica refinería en Tres Bocas. 

Dos Bocas, el volado

Esta promesa del presidente mexicano es un volado, ya que el país podría recuperarse o frenarse rotundamente. Cercano el primer año desde que llegó al poder, Obrador apenas logró un 0.1% de crecimiento económico (ahora se promete un 2% para finales del 2020). Con estas cifras, parece que el obradorismo no tiene otra que cumplir en el tema petrolero para quedar bien ante los votantes en 2024. 

Los opositores salivan al ver este escenario peligroso para los morenistas. Las grandes críticas al gobierno del tabasqueño coinciden en que era mucho mejor el planeamiento de Peña Nieto, en donde la petrolera mexicana estaba vendiéndose poco a poco a capitales privados. Si Dos Bocas no logra terminarse y generar la producción prometida antes de las siguientes presidenciales, los opositores habrán ganado el discurso. 

En algunos sectores del PRI estiman que Morena podría repetir la presidencial en 2024 y probablemente en 2030. Este panorama mantiene en aprietos a los opositores, quienes ya están renovando sus nombres y cambiando sus colores para dar batalla. Pero a favor, la oposición tiene las difíciles metas que Obrador ha fijado para su gobierno. Algo es cierto, si Pemex no se salva para 2024, los morenistas perderán seguidores.