Este nuevo tipo de estafadores mexicanos logran 90,000 pesos al mes

- Por

Los altos índices de inseguridad presentes en la Ciudad de México han dado lugar, paradójicamente, a nuevos actos para defraudar más ciudadanos.

Uno de los más recientes tipos de fraude es callejero y apunta directamente a los transeúntes, sumado a esto, la rapidez con que se realiza lo vuelve aparentemente inofensivo.

Se trata de un defraudador que se hace pasar por una víctima de algún robo o percance. En tono de emergencia, el agresor se dirige a un transeúnte pidiéndole ayuda, generado el desconcierto, le pide dinero.

Si la víctima accede, el monto puede ir de los 50 a los 200 pesos y la estafa se habrá comprobado. El mismo método, por su velocidad, se puede realizar hasta 30 veces en un día, dependiendo de la vulnerabilidad de las víctimas.

Por este tipo de actos un defraudador puede ganar hasta 90 mil pesos al mes. La rapidez y la distracción son fundamentales en este tipo de estafa, además de las personas muchas veces no se dan cuenta de que fueron víctimas de un fraude.

¿Qué hacer?

El Consejo Ciudadano recomienda que para no ser víctima de este fraude, lo primero es evitar a toda costa usar el celular en la calle, ya que los delincuentes frecuentemente acechan a las personas que presentan alguna distracción.

En el momento en el que se entabla la conversación con el defraudador, recomendó ubicar si la persona está sola o acompañada.

También aconsejó realizar preguntas que ayuden a confirmar la historia, pero en caso de no sentirse seguro recomendó cortar la plática y retirarse.

En la Ciudad de México, en el periodo enero-agosto, las alcaldías con más llamadas para denunciar un fraude callejero al Consejo Ciudadano fueron Benito Juárez e Iztapalapa.

Sumadas a las cifras de Venustiano Carranza y Cuauhtémoc, serían las cuatro alcaldías que concentran el 65 por ciento de las denuncias de este tipo.

Benito Juárez, con 26 por ciento; Iztapalapa, con 20 por ciento, Venustiano Carranza y Cuauhtémoc, con 13 por ciento.

Además, 46 por ciento de las denuncias las hacen personas mayores de 45 años; 65 por ciento de los reportes los hacen mujeres, el resto hombres, sobre todo mayores de 70 años.