La Policía Federal se va dejando deuda de 2,500 millones

- Por

Se trata de la fuerza de seguridad élite del gobierno de Felipe Calderón y un emblema fortalecido por la administración de Enrique Peña Nieto. La policía federal tuvo durante años la mayor cantidad de recursos y capacidades para controlar la seguridad en el país, todo mientras se libraba una guerra contra el narcotráfico que se llevó también a miles de uniformados azules.

Los policías federales están por desaparecer ahora que se ha aprobado a nivel nacional la guardia nacional. La nueva fuerza armada del gobierno de López Obrador suplirá de inmediato las labores y los alcances que tuvo la policía federal, siempre con la excusa de que se corrompieron tanto durante los últimos años que no es posible confiar en esta fuerza armada federal. Pero no desaparecen así nada más, la deuda que dejan es de 2,500 millones.

Aún les queda poco más de un año de vida y se encuentra en una aparente bancarrota. Los policías federales se han ocupado de la seguridad en el país, en conjunto con las fuerzas armadas en ciertos rincones del país, sin realmente demostrar que su creación y todo el dinero que se invirtió en ellos haya funcionado.

Sin progresos aparentes

Los atropellos a derechos humanos, las acusaciones de corrupción de altos mandos y la falta de capacidad para garantizar paz han debilitado la imagen de esta fuerza. La mayoría de la deuda se concentra en gasolina para sus vehículos, pero también deudas millonarias por pago de viáticos y hospedaje de miles de elementos durante todos los años de la guerra antidrogas creada por el PAN.

Fundada en junio del 2009, tres años después de que los horrores de la guerra se desataran en el país, este brazo operativo del gobierno calderonista acumula adeudos que no se pueden pagar por el momento. El poco dinero que mantiene se invierte totalmente en mantener en activo los operativos vigente de una policía que poco a poco perdió el brillo con el que fue creada.

Actualmente el gobierno mexicano llegó al punto de desaparecerlos ante la falta de confianza que le generan a López Obrador.

Deudas por viáticos

El gran problema financiero de la policía federal se ha sentido más que nada en el sector hotelero, en donde los federales mantiene deudas hasta por 1,308 millones de pesos. Era bastante común en los tiempos más fuertes de la guerra antidrogas ver a cientos de policías federales hospedarse en hoteles comunes, en donde claramente bajaba la ocupación por parte de turistas. Además, está presente una deuda de más de 500 millones por concepto de adeudos en pagos de agua y luz a nivel nacional.

También se debe dinero por cuestión alimenticia, compra de medicamentos, equipo de seguridad especial para elementos, uniformes, servicios bancarios, servicio de automóviles, indemnizaciones, liquidaciones a trabajadores e incluso pagos de publicidad oficial.

A un año y medio de darse por desaparecida, esta policía federal aún debe una cantidad millonario de dinero que nadie realmente está dispuesto a pagar.