Pemex despide a 200 trabajadores por fraude millonario a la empresa

- Por

La búsqueda de la corrupción dentro de Pemex ha obligado a las autoridades a echar un ojo también a las plantas estatales de la petrolera. La mayoría de abusos a la empresa están ligados con contratos de adjudicación directa y corrupción de sus altos mandos, pero también el sindicato petrolero en varios estados del país ha realizado acciones irregulares y ventajosas. La nueva pista apunta a un desfalco millonario en Nuevo León.

Octavio Romero, el líder de Pemex, ya solicitó el despido inmediato de al menos 198 trabajadores regios en la empresa. Se comprobó que defraudaron a la empresa por 10 millones de pesos al año simulando que estaban estudiando para mejorar sus habilidades dentro de la empresa, pero que falsificaron documentos para quedarse con el dinero que les entregó Pemex como apoyo a su profesionalización.

Esta actividad se hizo una tendencia en la refinería de Cadereyta, al norte de México. Cada uno de los trabajadores que realizaron la estafa recibieron al menos 50,500 pesos para mejorar sus estudios, algo que no solamente no hicieron sino que también simularon todo esto con papeles falsos (lo que podría implicar también a la Universidad Tecnológica de Cadereyta, en donde supuestamente estudiaron).

El saqueo forma parte del huachicoleo, es decir, los robos estratégicos dentro de Pemex, y están íntimamente ligado al gran sindicato petrolero que aún comanda Romero Deschamps. El gobierno mexicano ha elegido a Pemex como la principal empresa nacional a defender de la corrupción y el saqueo, por lo que el despido de estos casi 200 trabajadores forma parte de las acciones de López Obrador para limpiar a la que fuera la empresa más importante en México.

Hay anomalías en el 98% de los contratos, señalan las autoridades locales, lo que deja ver una estafa bien orquestada dentro de una de las refinerías más importantes de todo México. Solamente se sabe de seis trabajadores que sí solicitaron estas becas para mejorar sus estudios dentro de la empresa y sí comprobaron haber asistido a los cursos y clases, además de entregar el papeleo original (sin alteraciones). El resto, 198 casos, ya no laboran en Pemex.

Esto confirma que gran parte del daño que se ha hecho a la petrolera es interno. Ya se sabe que desde la torre de vigilancia de Pemex en la Ciudad de México se orquestaba y supervisaba el saqueo de ductos (conocido como huachicoleo), además de que los tres hombres que controlaron la empresa durante el gobierno de Enrique Peña Nieto están envueltos en la opacidad y el favoritismo a ciertas empresas privadas.

Pero las autoridades no se han detenido aquí. Pemex asegura que estará revisando anomalías similares en otros estados del país, principalmente Tamaulipas. Y es que tan solo en Cadereyta se perdían 10 millones de pesos cada año por este tipo de fraudes a la empresa. Recordemos que Pemex, la CFE y otras nacionales facilitan y becan a sus empleados para que mejoren sus estudios mientras laboran. Todo esto con la finalidad de mejorar sus condiciones de vida, pero siempre se ha logrado sacar ventaja del apoyo.

Ahora Pemex ha confirmado que se revisará con lupa cualquier entrega de becas a partir de los próximos días para evitar fraudes similares. Lo cierto es que casi 200 empleados estafadores se han quedado sin trabajo por haber succionado recursos a una empresa que de por sí ya atraviesa por una crisis financiera dolorosa. Así que la petrolera ya mueve sus recursos legales para obligar a los responsables a pagar el daño o enfrentar cargos penales.