Imagina perder 148,000 millones en un año, esto le pasó a Pemex

- Por

Pocas empresas estatales enfrentan tanto caos interno como la petrolera mexicana. Pemex ha vivido básicamente con números rojos desde hace décadas y algunos culpan al neoliberalismo y otros más a la baja producción petrolera. Lo cierto es que ambas tienen un poco de razón pero, sin importar las causas, Pemex se desangra y el dinero que debía rescatar al país se está yendo por alguna cloaca.

Los reportes del 2018 muestran lo que ya todos esperaban en el nuevo gobierno mexicano. Cuando se le entregó el reporte con las pérdidas, el director actual de la petrolera no palideció, aunque sí mostró la preocupación suficiente como para hacer públicos rápidamente los montos. Señal de una administración previa desastrosa.

Octavio Romero dijo que se pierden 148,000 millones de pesos ese año en Pemex, y también alertó que está cifra es menor comparada con otros años negros del petróleo nacional. Los reportes de resultados no solamente dejan ver una mala estrategia para sostener esta industria, también un pésimo rendimiento por parte de sus antiguos directivos.

Pero no todo el problema de la petrolera se concentra en el huachicol. Pemex ha tenido que soportar cada golpe que le pegaba el dólar durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Se requerían 13 pesos en 2012 para comprar un dólar, pero todo fue el declive y el gobierno del mexiquense entregó a la moneda debilitada a un nivel histórica: se necesitaban más de veinte pesos para competirle a la moneda yanqui. Esto pegó en Pemex como en ninguna otra empresa.

Tan solo por la debilidad de la moneda mexicana se perdieron 19,100 millones de pesos en 2018. Recordemos que el último tramo del sexenio priista fue práctica de escándalos por corrupción, tensión por las elecciones presidenciales y persecuciones en contra de altos mandos de la política por desvío de recursos. Con este panorama, había poco interés en la cabeza del presidente por rescatar a la petrolera.

Algo que sí mencionó Romero en su conferencia sobre las pérdidas de la empresa es que sí hubo ganancias en al menos un sector. Pemex logró ingresos finales en 2018 por un valor de 1.67 billones de pesos, una cifra que puede presumir en gobierno peñista y sus tres encargados de la petrolera durante su mandato. Pero este monto habrá que contrastarlo con las pérdidas y la venta de activos energéticos del país a la industria privada.

Sin duda, buena parte de estas pérdidas multimillonarias se deben a la aplicación de la reforma energética. El gobierno obradorista ha insistido a que esta apertura benefició mucho más a empresas extranjeras que a Pemex, ahora la petrolera más endeudada a nivel internacional. Por lo tanto ya se trabaja en un plan para rescatar a la empresa restándole impuestos e inyectando miles de millones de pesos.

Las pérdidas diarias de la petrolera son de más de 140 millones. Con este panorama negativo, las calificadoras internacionales no le dan muchas esperanzas a que México resalte en el panorama internacional con una industria petrolera tan afectada por la crisis. Y es que el último trimestre del gobierno peñista descuidó por completo a la empresa: con pérdidas de 125,500 millones de pesos en solo noventa días.