Sindicato de Pemex dispone de 7.8 millones al mes para whiskey, pastillas y más

- Por

Los sindicatos en México tienen cláusulas sorprendentes. En algunos se pueden destinar recursos para contratación de asesores o viajes privados, y en otros, como ocurre con el sindicato de Petróleos Mexicanos, una famosa cláusula permite derrochar recursos en botellas de alcohol, cremas antiarrugas, flores, pastillas para bajar de peso, entre muchos otros. Es la famosa cláusula 251 que deja ver el la forma en la que los gremios sindicales derrochan recursos en este país.

Este tipo de cláusulas funcionan en Pemex a pesar de que la empresa está severamente golpeada por una crisis histórica. No solamente eso, la producción de la petrolera mexicana ha ido completamente a la baja y entre deudas, escándalos de corrupción y abusos de autoridad, se sigue destinado poco más de 7.8 millones de pesos mensuales para gastos completamente innecesarios.

En principio, este dinero debería servir para pagos de servicio como luz eléctrica, recibos de agua, pago a asesores para la empresa y otros servicios que pudieran ser necesarios. Lo cierto es que permite también utilizar los recursos para cosas que poco o nada tienen que ver con el trabajo sindical en defensa de los trabajadores de la petrolera mexicana. Los gastos reportados han ido desde cigarros hasta cepillos dentales. También se puede ver cómo se han gastado estos recursos en refrescos y botellas de alcohol.

Los beneficiados directos de estos casi ocho millones de pesos son al menos 333 representantes sindicales que tienen total disposición del recurso mensual ubicado en cuentas del banco mexicano Banorte. Todo esto a pesar de que Pemex, con Deschamps a la cabeza de su sindicato, mantiene una deuda colosal de 1,949 mil millones de pesos. A pesar de que en el gobierno de Enrique Peña se prometieron algunos ajustes de austeridad, esta planeación no ha tocado al sindicato petrolero.

La cláusula 251 solamente deja en claro que se usará este dinero para “viáticos y gastos conexos foráneos”, en donde se han reportado gastos para asesorías legales por hasta medio millón de pesos al mes. Newsweek en español deja ver parte de las facturas emitidas por el sindicato de Pemex en donde se le pagó 939 mil pesos a un abogado yanqui en diciembre del 2016. Quizá esto esté dentro de las necesidades del sindicato, pero no se explica el por qué de la compra de botellas de whiskey Chivas Regal y Buchanans, además de vodka Absolut y Grey Goose.

Esta cláusula es un claro ejemplo de la corrupción que impera dentro de Pemex y su sindicato. Al frente de los abusos está Romero Deschamps, un hombre que lleva 22 años como líder sindical y que ha acumulado una riqueza familiar inesperada.  Sin dejar en claro si tocará los beneficios y derroches del sindicato de Pemex. Lo cierto es que ya se prevé la salida de Deschamps.

Los abusos en el uso de recursos sindicales llegan a extremos ridículos. “Pemex, a través de la Cláusula 251, le está comprando al sindicato papel higiénico y toallas de papel para las manos por poco más de 28,000 pesos mensuales”, comenta la investigación de Newsweek.