El mercado de la marihuana en México valdrá 1,700 millones de dólares

- Por

Es difícil pensar que un país en donde sus ministros ya dieron por hecho que habrá legalización nacional se eche para atrás. Si a esto le sumamos un interés por parte del poder ejecutivo y legislativo por impulsar los beneficios de la marihuana en México, parece que estamos por entrar más bien en el terreno de cómo funcionará la planta cuando se legalice para uso médico y lúdico en los próximos meses.

Morena es mayoría clara en las cámaras de diputados y senadores, además de que controlan la presidencia. Con esta tendencia, el partido guinda de izquierda ya presentó la iniciativa para la legalización total de la cannabis en México. Los intereses prioritarios son dos: en principio destruir las arcas del narcotráfico mexicano y en segunda meterse de lleno a una industria multimillonaria. Esta última dejaría ganancias hasta por 1,700 millones de dólares en nuestro país, confirma el fondo de inversión Privateer Holdings.

Los números que podría generar esta industria verde se han desaprovechado después de décadas de satanización de la planta. La cannabis médica en México ya es una realidad y se estima que tan solo las ganancias por entrar desde este lado a la industria cannábica podrían ser de hasta 700 millones de dólares. Recordemos que ya hay fallos de la Suprema Corte que permiten al paciente sembrar y cosechar marihuana de uso doméstico con fines medicinales. Además, la Cofepris ya permite la venta de más de 30 productos con cannabidiol en farmacias mexicanas.

Pero la intención va más allá. Para Sánchez Cordero, futura Secretaria de Gobernación, la cannabis médica legal no es suficiente por lo que propone también el consumo lúdico en todo México. Con esto, nuestro país se metería de lleno en la competencia internacional que dominan solamente Uruguay y Canadá, los dos únicos países que permiten el consumo de cannabis con fines recreativos en todo su territorio. México podría tener ganancias de hasta 1,000 millones de dólares si legaliza la cannabis para uso lúdico.

Fuente: El Economista

Vamos a los números. México cuenta con condiciones climáticas privilegiadas para el cultivo de la marihuana. Esto no es algo nuevo, el narcotráfico mexicano ha succionado todas las ganancias de sembrar esta planta en el país desde hace más de un siglo. Con un auge de siempre y cosecha en la sierra de Sinaloa, Chihuahua, Guerrero y Michoacán, los plantíos de marihuana prácticamente han funcionado sin detenerse. Ahora es turno de que el estado permita estos cultivos y genere ganancias. El volumen de marihuana disponible para el mercado mexicano es de 6,547 toneladas.

Esto nos hace entender el problema de abastecimiento que azota a Canadá. La marihuana es legal y la sociedad exige cada vez más la compra de la planta en distintas presentaciones, pero sus condiciones climáticas no permiten generar tanta como requiere la demanda. Es aquí en donde México podría ser uno de los grandes exportadores de cannabis a varios países del mundo. Canadá, Estados Unidos, España, Israel, Portugal, y una enorme lista de naciones ya están formando parte de esta industria multimillonaria. México, entonces, no tendría problema en llenar sus bolsillos.

La legalización será el tema de los próximos meses en el país. Un 8.6% de los mexicanos consuman regularmente la planta y hay miles de casos en donde se ha recurrido a la planta de forma ilegal para tratar enfermedades crónicas. Este es justo el aspecto que la Suprema Corte vio para permitir una jurisprudencia a favor del consumo legal de la planta.

México tendrá que meter acelerador en este tema, ya que sus vecinos norteños llevan años de ventaja. El fondo de inversión Privateer Holdings valora el mercado canadiense de la cannabis en 5,000 millones de dólares y en Estados Unidos, que aún no legaliza a nivel federal, las ganancias en más de treinta entidades llegan a ser de 48,000 millones de dólares. Así que ya hay inversión privada extranjera con la cartera en la mano esperando que se legalice totalmente la planta en el país que gobernará López Obrador.