Los símbolos ocultos en el mensaje de AMLO a los empresarios

- Por

Para entender esta acción podemos utilizar la primer gran foto como presidente que se hizo Emmanuel Macron en Francia. En la imagen se alcanza a ver un reloj bien ubicado, libros con títulos polémicos y banderas colocadas de forma estratégica para lanzar un mensaje contundente de una forma muy sutil. Esta misma representación gráfica ha acompañado uno de los videos más polémicos del próximo presidente de México, López Obrador.

Detrás del tabasqueño hay cuatro bustos, dos de ellos de Benito Juárez, la figura política favorita de Obrador y que representa uno de los cambios trascendentales en el tema político nacional con las leyes de Reforma. Además, el uso constante de la imagen de Juárez en las campañas y presentaciones oficiales del tabasqueño dejan ver su intención de convertirse en una figura similar. Si el oaxaqueño separó a la iglesia del estado, Obrador pretende separar a la política de la industria.

Otro de los bustos es el de José María Morelos, uno de los miembros más activos de la independencia mexicana. También su uso es un mensaje claro de que se podría trabajar según el pensamiento del michoacano, es decir, imponiendo siempre los intereses de la nación sobre los intereses de ciertos grupos. Todo esto como un claro mensaje a sus críticos por haber cancelado la obra de Texcoco, en donde el gobierno mexicano y un selecto grupo de empresarios tenían fuertes inversiones.

Además, se alcanza a ver un pequeño retrato de Lázaro Cárdenas, el hombre que defendiera el petróleo nacional en los cuarentas, y también la bandera que usó Benito Juárez a su llegada al gobierno mexicano. Se trata de la bandera que las fuerzas republicanas utilizaron durante la guerra de intervención francesa y que el gobierno de Juárez adaptó durante su república restaurada. Con esto queda claro, también, que el tabasqueño pretende imponer la visión juarista y cardenista, que privilegió a las clases bajas, en su próximo gobierno.

Otro de los aspectos más interesantes del video que Obrador publicó como respuesta a la cancelación del aeropuerto en Texcoco deja ver ciertos libros. Al defender la cancelación del proyecto peñista, el tabasqueño deja claro que se ataca a la corrupción y la impunidad en el país. Para ilustrar la idea, varios libros acompañan a Obrador. Hasta encima de la torre se encuentra el texto “¿Quién manda aquí?”, de la editorial Debate, editado por Felipe González, Gerson Damiani y Fernández-Albertos.

El libro es una clara intención de reforzar el discurso de López Obrador de que el suyo será un gobierno a favor del pueblo y no de intereses empresariales. Con el título del libro también se lanza una crítica certera al gobierno peñista, que ha actuado siempre a favor de ciertos grupos, señalan en Morena, argumentando que su presidencia fue más un servicio de gerencia para ciertos hombres poderosos de la industria privada. Con frases que impulsan a la cesión de libertad democrática a través de consultas populares, el libro propone un análisis de porqué fracasan en su proceso de instalar democracias parciales.

“Los pilares básicos que sostenían las democracias representativas son cada vez más cuestionados por los ciudadanos que viven en ellas. Muchos votantes sienten que sus preferencias no son suficientemente tenidas en cuenta por los políticos, y se abren paso formas alternativas de canalizar las demandas ciudadanas”, dice el texto escrito, en parte, por el expresidente español de izquierda, Felipe González.

Además, en la pila de libros se alcanza a ver otro título polémico: Regeneración 1900-1918, escrito por el periodista y revolucionario, Ricardo Flores Magón. El texto habla sobre la corriente más radical de la revolución mexicana de 1910 a través de su periódico de combate. Con esto, se da también un guiño a la prensa mexicana, sometida y silenciada durante los últimos gobiernos federales. Obrador puede dejar en claro que durante su mandato se dará libertad de expresión a críticos políticos, pero también a medios de comunicación.

El tercer libro polémico que se muestra en el video son las “Memorias de Adriano”. Se trata de una novela francesa publicada en los años cincuenta que cuenta la vida del emperador romano. Con frases de este tipo: “como todo el mundo, sólo tengo a mi servicio tres medios para evaluar la existencia humana: el estudio de mí mismo, que es el más difícil y peligroso, pero también el más fecundo de los métodos; la observación de los hombres, que logran casi siempre ocultarnos sus secretos o hacernos creer que los tienen; y los libros, con los errores particulares de perspectiva que nacen entre sus líneas”, el libro es un guiño también a la reflexión de gobernar estando consciente del poder que se acumula.

Todo esto en un pequeño video de cuatro minutos y cuarenta segundos, en donde quedó claro que López Obrador estará lanzando cada vez más símbolos ocultos para fortalecer su discurso que hasta el momento se ha enfocado en destruir las reformas estructurales de Enrique Peña Nieto y el distanciar a su gobierno de los dictámenes del sector empresarial mexicano. A un mes de que el tabasqueño llegue al poder, la polémica y los mensajes ya han comenzado.