En riesgo el cine mexicano, será el principal afectado con el nuevo USMCA

- Por

México logró negociar una excepción en el apartado cultural en la renovación del TLCAN, ahora denominado Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá o USMCA por sus siglas en inglés. Esta excepción tiene por objetivo proteger a la industria cinematográfica nacional.

México solicita excepción cultural para industria audiovisual.

En un documento que resume los cambios que sufrirá el acuerdo en comparación con el TLCAN publicados el día de hoy por El Economista, detallan en un primer plano en qué consiste esta excepción.

Reconociendo que los estados tienen el derecho soberano de preservar, desarrollar e implementar sus políticas culturales, apoyar sus industrias culturales con el fin de fortalecer la diversidad de las expresiones culturales y preservar su identidad cultural. Para preservar y promover el desarrollo de la cultura mexicana, México ha negociado reservas.

De acuerdo a la excepción cultural del tratado, se busca proteger con especial interés la industria cinematográfica y audiovisual nacional. Se señala al respecto, que las cadenas de cinemas en el país deberán reservar como mínimo 10% de su espacio para producciones nacionales (aunque pueden exhibir más del 10%). El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador dijo en su momento oponerse a esta situación y dijo que pedirá que este porcentaje se incremente al 35% del tiempo en los cinemas. Actualmente la gran mayoría de las salas de cine son poseídas por el duopolio Cinépolis-Cinemex. 

Cines nacionales privilegia a producciones extranjeras.

(Toluca Noticias) El duopolio Cinépolis-Cinemex ha beneficiado durante años a las producciones extranjeras sobre el cine nacional.

Ugalde: Insuficiente y dañina la nueva excepción.

Víctor Ugalde, presidente del Observatorio Público Cinematográfico Rafael E. Portas se refirió al enorme riesgo que representa para la industria cinematográfica nacional.

Se pierde la reserva que teníamos de 30% y se reduce a sólo 10% para tiempo de pantalla para nuestro cine. Toda la comunidad debería saltar en defensa de nuestra expresión. Está en riesgo la soberanía ideológica de nuestro país.

Ugalde añadió que el Senado tiene la oportunidad de enmendar el tratado al aprobarlo o no en su totalidad. Actualmente México cuenta con una reserva del 30% y se reduciría a 10%. El duopolio de cinemas ha sido fuertemente criticado por privilegiar producciones extranjeras por encima de las nacionales.

(El Senado) tiene la gran oportunidad de recomponer el mal camino emprendido por el equipo salinista cuando firmó, a espaldas de la nación y solapado por un Legislativo controlado por su partido, el TLCAN original de hace dos décadas que tanto nos ha perjudicado.

El especialista continuó, enfatizando la responsabilidad que guarda el Senado y los negociadores del USMCA. Criticó la constante y persistente integración de México a la economía estadounidense a costa de nuestra soberanía política. 

Si los actuales legisladores lo ratifican en los términos negociados por Idelfonso Guajardo y su equipo, se convertirían en cómplices del camino emprendido por el salinato, de anexarnos a la economía de EU con la perdida lenta pero segura de la soberanía política.

Para finalizar puntualizó diciendo que los negociadores no acotaron las obligaciones de los países a través de las reglas de derecho internacional. Términos como “trato nacional” y “nación más favorecida” que pudieran haber beneficiado a México fueron simplemente ignorados.

Saucedo: Hace falta una política cultural.

En contraposición a la crítica de Ugalde, Arturo Saucedo un especialista cultural entrevista por El Economista se refirió a que lo que México realmente necesita es una política cultural más que excepciones. Detalló que la situación es tal que México, en su propio marco normativo referente a la industria audiovisual carece de una excepción cultural para la industria, lo cual considera preocupante.

A México le benefició la excepción cultural; lo malo es que no tenemos una política cultura y es necesaria. El tratado nos obliga a despertar para desarrollarla; es urgente una política cultural de Estado ligada a la economía con un régimen fiscal para la cultura.

Saucedo prosiguió mencionando que a pesar de que México no tiene regulado en su legislación directamente este aspecto, sí lo hace a través de sus tratados internacionales. Destacó la Convención de la Diversidad Cultural del 2005. Adicionalmente es importante mencionar que el USMCA es uno de muchos tratados comerciales que afectan a la industria cinematográfica, entre ellos el TPP, ahora TPP-11.

La excepción cultural no se encuentra en nuestro marco normativo y es necesario desarrollar una política de Estado; pero si contamos con la ratificación de la Convención de Diversidad Cultural del 2005, que sí nos permite sustraer a la cultura de cualquier tratado comercial y disponer políticas para su protección y para preservar la diversidad cultural.


Etiquetas: