César Duarte no cometió delitos graves, insiste gobierno de Peña

- Por

Han pasado ya varios meses desde que se juntó toda la información necesaria para ir detrás de César Duarte. El priista norteño dejó en Chihuahua un caos financiero y de seguridad que no ha sido castigado. Para evitar acusaciones y órdenes de captura, el Duarte del norte huyó rápidamente a Estados Unidos después de su gobierno y ahí permanece, sin que alguna orden de extradición lo traiga a México.

Las cifras sobre cuánto robó César Duarte varían. En la fiscalía de Chihuahua se habla de al menos 1,200 millones de pesos sacados de las arcas públicas, y de 79 millones de pesos más, según la fiscalía de delitos electorales. En su cercanía con el PRI nacional, a Duarte se le acusa de operar con su partido para desviar 250 millones de pesos, que terminaron financiando campañas del partido hace algunos años. Con este historial, la secretaría de Gobernación minimiza el caso César Duarte y asegura que podría llevar su caso en libertad.

Se han acumulado al menos 15 solicitudes de extradición para traer al chihuahuense ante la justicia mexicana. La mayoría de esfuerzos los ha logrado el actual gobernador del estado, Javier Corral. Y esta es una tendencia incluso electoral: cuando un gobernador saquea a su estado y huye, generalmente el pueblo vota al candidato que prometa detenerlo y ponerlo tras las rejas. Pasó en Veracruz, con Yunes Linares, y ahora en Chihuahua, con Corral.

En su comparecencia ante los senadores mexicanos, el secretario de Gobernación señaló que el caso de Duarte no es nada grave. Navarrete Prida comentó que su administración no comprende los desfalcos del norteño como un acto que deba escandalizar al país y prometió que, en caso de que Duarte sea extraditado, podrá llevar su proceso fuera de prisión. Para el peñismo quedó claro: un gobernador de su partido que operó para financiar campañas internas, no merece la cárcel.

Navarrete minimizó las actuaciones de la fiscalía de Chihuahua, que ha entregado al menos diez solicitudes de extradición para traer a Duarte a México. Cercano a Manlio Fabio Beltrones y a Luis Videgaray, César Duarte operó para beneficiar a su partido con dinero de la secretaría de Hacienda que debió ser entregado a programas sociales en Chihuahua. En el entramado del caso podrían ir embarrados el actual secretario de Relaciones Exteriores y varios altos mandos priistas. Por esto, Corral asegura que es Videgaray el principal operador para que Duarte no sea capturado por la justicia mexicana.

La lealtad y protección del partido a César Duarte es tal que, a pesar de las acusaciones, no han decidido expulsarlo. Por lo que el chihuahuense se mantiene como elemento del PRI, desde su escondite de lujo en Estados Unidos.

Son delitos que no son graves”, comentó Navarrete, defendiendo a un priista recluido en Texas desde hace años. Al mencionar esto entre los senadores de mayoría izquierdista, las críticas empezaron de inmediato. En la cámara alta, Morena se ha apoderado de la mayoría representativa y ese mismo día, en la cámara de diputados, los izquierdistas se lanzaron de lleno en contra de Rosario Robles, la operadora de programas sociales de Enrique Peña Nieto.

Lo cierto es que a la presidencia peñista le quedan semanas de gobierno y entre ese periodo podrían generarse noticias contundentes sobre el futuro de César Duarte. Con la intención de buscar un fiscal a modo, Peña quiso controlar las investigaciones a futuro para evitar que tanto él como estos priistas sean perseguidos por la ley en un futuro gobierno de izquierda que arrancará este primero de diciembre.