Luis Videgaray está impidiendo la captura de César Duarte, afirma Corral

- Por

El PRI está intentando tapar un escándalo que podría llevar a juicio a muchos de los políticos con más poder durante el sexenio peñista. Desde Chihuahua, el estado más grande del país, se está trabajando a diario para lograr la detención de César Duarte, el priista que gobernaba el estado norteño y dejó un enorme endeudamiento, además de acusaciones de corrupción, desvío de recursos, entre muchos delitos más.

Javier Corral, ahora gobernador chihuahuense, está perdiendo la paciencia ante el poco interés que la procuraduría nacional muestra para detener al Duarte del norte. Y es que la fiscalía de Chihuahua ha logrado armar carpetas de investigación sólidas que deberían derivar desde hace meses en la extradición de César Duarte, que se encuentra escondido en Texas. Para Corral hay un hombre que está trabando todos los avances desde su posición de poder: Luis Videgaray.

El escándalo tiene sentido, según Corral, porque la información que se tiene es que César Duarte formó parte de un enorme desvío de al menos 250 millones de pesos que fueron otorgados desde la secretaría de Hacienda (encabezada entonces por Videgaray), pasando por el gobierno del norteño y terminando en campañas de candidatos priístas en 2016. En este estructurado desvío de recursos están involucrados priístas como Manlio Fabio Beltrones, César Duarte, Alejandro Gutiérrez (que fuera secretario general del PRI) y el propio Luis Videgaray.

Corral acusa que Videgaray está abusando de su poder en la secretaría de Relaciones Exteriores y “cuida su pellejo” al entorpecer las órdenes de aprehensión en contra de Duarte en Estados Unidos. Durante los últimos meses, Corral se ha convertido en uno de los pocos gobernadores mexicanos que se ha lanzado de lleno en contra de la política de Enrique Peña y su gabinete. Pocas personas se han atrevido a encarar públicamente al presidente mexicano y Corral no se ha detenido en hacerlo.

El panista que está gobernando Chihuahua está confiado en que una detención de César Duarte podría derivar en un certero golpe a la cúpula priista durante el sexenio de Enrique Peña. Incluso habla de que el propio presidente mexicano podría verse afectado con las declaraciones que podría dar Duarte en caso de ser extraditado a México. Por esto mismo asegura que la protección al norteño es una orden directa del ejecutivo.

A pesar de que al presidente priista le quedan poco más de tres meses de trabajo, Corral está empeñado en que a César Duarte se le detenga durante el sexenio actual para intentar dar una buena imagen de justicia. Pero todo parece indicar que el gobierno del PRI se irá del poder ignorando totalmente la detención del chihuahuense y otros delitos fuertes como el caso Odebrecht, Ayotzinapa, Ostula y más.

Por lo tanto, Corral ya afirmó que esperará a que entre Marcelo Ebrard a la cancillería mexicanapara solicitarle el avance en el caso Duarte. Para el panista, el futuro gobierno de izquierda podría mostrar una imagen rápida de respeto a la justicia y a la verdad, al detener a César Duarte y traerlo a México para lo que se antoja como uno de los juicios más importantes en contra del priismo nacional.

Con información de Reforma.