Rosario Robles: la Estafa Maestra miente y no pienso renunciar, estoy limpia

- Por

Es quizá uno de los días más difíciles en la vida de Rosario Robles. Su comparecencia ante la cámara de diputados ha forjado un discurso conjunto en donde se le acusa de desviar miles de millones de pesos durante su labor al frente de la Sedesol y la Sedatu. Para defenderse de los ataques, la priista mostró cara seria y acusó de violencia de género todo tipo de acusaciones en su contra.

Como parte del debilitamiento del sexenio de Enrique Peña, la mayoría de su gabinete ha sido llamado a justificar sus acciones ante la 64 legislatura, de mayoría morenista. El día más importante era este martes, cuando Rosario Robles habría de defender su papel en el gobierno de Peña y explicar en dónde están los millones de pesos desviados desde sus secretarías utilizando empresas fantasma. La cámara baja se convirtió en un panel de gritos y acusaciones, en donde los pocos diputados priistas utilizaron su tiempo al micrófono para defender a Robles.

Mientras tanto, los diputados de Acción Nacional, el PRD y Morena mantuvieron acusaciones desde sus curules y exigieron a Rosario Robles que renuncie de inmediato a su cargo para entregarse a las autoridades por las investigaciones de desvío de recursos en todo cargo en donde fue colocada en el gabinete peñista. “Que duro ser señalada como la gran traidora de nuestro pueblo”, le dijo la diputada petista Karina Rojo.

Le dijeron también que era la maestra de la estafa, refiriéndose a la investigación periodística de La Estafa Maestra, y que pudo haber pasado a la historia de México como la única priista que pudo trabajar con limpieza y honestidad. Y es que en el panorama mexicano, y según las evidencias que ha encontrado la auditoría superior, Rosario Robles es una de las principales artífices de estos saqueos a los recursos públicos.

Robles se veía molesta, distraída, anotado siempre datos para respaldar su trabajo en sus minutos al micrófono. Cada que le tocaba hablar ante los diputados, la experredista soltaba cifras y montos para esquivar las acusaciones. Mientras Robles hablaba, diputados como Fernández Noroña gritaban consignas solicitando su renuncia. Para disminuir el clima rojo, la vicepresidenta de la mesa directiva, Dolores Padierna, solicitaba silencios que se ignoraban de inmediato.

El momento de más polémica en San Lázaro fue cuando Robles se mostró cínica y aseguró que ella no tiene nada que ver con desvíos, y si llegaron a darse ninguno de ellos cuenta con su firma. Para rematar, Rosario Robles señaló que la Estafa Maestra es una completa mentira para desestimar su labor en el gobierno priista. Con esto, se levantaron los diputados y colocaron cartulinas con consignas relacionadas a su participación en el saqueo masivo de recursos a través de empresas fantasma.

Lo cierto es que Robles estudió para defenderse. Durante sus participaciones dio montos exactos, nombres, citó artículos de la constitución y mencionó prácticamente todas las giras de Enrique Peña para ayudar a la población después de los desastres naturales del año pasado en el centro y sur de la capital. Pero debemos recordar que Rosario Robles ya está pendiente de acusaciones en su contra, por lo que ha contactado al polémico abogado de Emilio Lozoya, otro priista investigado por desvíos y sobornos.

Mientras se acumulaban las acusaciones, se le recordó a Rosario Robles su pasado en la izquierda, en donde llegó a inspirar a varias de las diputadas jóvenes presentes. Pero también comentaron que su labor actual ha provocado vergüenza para las mujeres que se dedican a la política en México. Ante los ataques que Robles catalogó como misóginos, fueron diputadas de cada partido las que subieron al estrado a cuestionar la labor de la experredista.

Frente a los 500 diputados, Robles se mostró firme en sus intenciones a futuro: “que se me investigue hasta por debajo de las piedras”, ofreció, asegurando que sus secretarías no han hecho más que impulsar a las familias mexicanas. Con voz ronca, después de tantos turnos al micrófono, Robles se mostró seria en su defensa del peñismo. “Los contratos celebrados con universidades son legales. El dinero no está desaparecido, el dinero llegó a estas instituciones y se nos entregaron los servicios”, comentó, para declarar que la Estafa Maestra miente por completo.

“No pienso renunciar. Tengo las manos limpias y la conciencia tranquila”, dijo, mientras invitaba a cualquier diputado a que la acompañara a poner una denuncia en su contra si alguien tenía pruebas en contra de ella. Prometió vivir en México sin fuero durante el próximo gobierno, señalando que no tiene miedo a ser detenida.