Ricardo Anaya no pudo ser tu presidente pero quiere ser tu nuevo profesor

- Por

Imagina que es el primer día de clases y cuando llega el nuevo maestro de derecho fiscal resulta ser Ricardo Anaya quien entra al salón.

Después de una derrota electoral contundente, el hombre que se vendía como el Macron mexicano no terminó de comprender el margen de su derrota. Ricardo Anaya tomó un largo silencio después de anunciar su derrota públicamente el primero de julio y mucho se preguntaron qué sería del panista queretano que fracasó al intentar unir a la izquierda del PRD con la agenda católica de Acción Nacional.

Ahora, a poco más de un mes de la noche electoral, Anaya reaparece para dejar en claro una cosa: no buscará regresar a la dirigencia del PAN. Esto, después de que cercanos a él se mostraran reacios a abandonar sus puestos dentro del partido católico. Con Zepeda, su amigo cercano en la dirigencia nacional del panismo, se creía que buscarían controlar aún a la fuerza que controlara el país durante doce años. Anaya dejó en claro que su poder dentro del PAN había terminado y anunció sus planes a futuro: la docencia.

Para los cercanos a Anaya, esta es una actividad que disfruta mucho más que la retórica política. Durante los tres meses oficiales de campañas presidenciales, el panista dejó ver una peculiar habilidad oral para defenderse en contra de sus rivales. Con esto quedó claro que Anaya era un hombre estudiado y que se sentía cómodo ante audiencias, siempre y cuando tuviera su discurso bien aprendido. Estas cualidades lo motivaron a ser maestro durante los próximos años.

Publicando fotos con su familia y haciendo yoga, el queretano ha dado a entender que no piensa formar parte de la oposición en contra del gobierno de López Obrador. Su partido se ha anunciado como la gran oposición al gobierno de izquierda que encabezará Morena y muchos de los rivales de Anaya dentro de la fuerza política conservadora ya se pelean por dirigir el desorden que creó el queretano.

Y es que durante la presidencia de Anaya en Acción Nacional es en donde más se revelaron los conflictos internos por su imposición en la candidatura presidencial. El hombre de 49 años se dijo el indicado para representar al panismo en las boletas electorales y nadie tuvo el alcance para contradecirlo. Uniendo su agenda a la del PRD y Movimiento Ciudadano, Anaya enfureció a los grupos más conservadores dentro del panismo nacional (principalmente a los políticos cercanos a Felipe Calderón). Ambos, Calderón y Anaya, continuarán militando para el PAN. El expresidente aún puja para controlar las decisiones del partido a través de los famosos calderonistas.

¿En donde dará clases Anaya? No ha quedado nada claro. Lo cierto es que el panista considera ideal ser maestro en Estados Unidos, en donde viviera su familia durante años mientras él dirigía a Acción Nacional. Lo cierto es que ninguna institución de ese país o mexicana han anunciado al queretano como su nuevo fichaje. ¿De qué podría dar clases? Ricardo Anaya es abogado por parte de la universidad autónoma de Querétaro; además, tiene estudios de maestría de derechos fiscal en la UVM y un doctorado en ciencias políticas en la UNAM, por lo que queda claro que es apto para la docencia.

Pero el camino no es tan sencillo. Hace unas semanas, la PGR comentó que continúa abierta una investigación en su contra por un presunto lavado de dinero por 50 millones de pesos. El queretano siempre ha negado las acusaciones, señalando que el gobierno de Enrique Peña planeó todo para manchar su imagen como candidato presidencial. Sus amigos en el PAN dicen que está tranquilo y renovado después de su segundo lugar en las presidenciales, y bastante listo para ejercer el profesorado.