La UNAM ignora acusaciones de abuso sexual y protege a académicos agresores

- Por

En 2016, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) instauró el Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género, pero ni con esta medida la Universidad ha respondido a las denuncias contra sus académicos por agresión y acoso sexual.

Reporte Índigo entrevistó a tres estudiantes de posgrado quienes dieron sus declaraciones de los acosos que sufrieron durante su vida académica en la UNAM. Reportar al agresor no ha funcionado en ninguno de los casos, ya que las estudiantes pueden enfrentarse a que los agresores les quiten la beca del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), condicionen asesorías de posgrado e incluso las evalúen injustificadamente.

Las tres estudiantes declararon haber sufrido hostigamiento por redes sociales, acoso sexual y hasta agresiones físicas.

En el primer informe del protocolo se mostró que 234 personas presentaron quejas de violencia y se identificaron a 203 personas que habían agredido a más de una alumna. Sin embargo, la inacción de la institución incluso llevó a una de las estudiantes a llevar su denuncia hasta instancias federales para que hagan cumplir la ley.

Académicos abusan de su poder

Ivonne Flores Alcántara, estudiante de posgrado, narró a Reporte Índigo el acoso que sufrió de parte de Alfredo Jalife-Rahme Barrios, articulista de La Jornada y profesor de la UNAM. La estudiante trabajó durante dos años con él sin ninguna paga, decidió renunciar cuando obtuvo una beca en Alemania. Fue cuando empezó el acoso de Alfredo Jalife-Rahme quien en octubre de 2016 comenzó a mandarle amenazas de muerte diciendo que “iba a poner mi cabeza por las calles de Beirut y me iba a arrastrar”, narra la estudiante.

Jalife también logró que le retiraran la beca Conacyt a Ivonne Flores ya que exigió al Consejo que le quitaran el apoyo mediante una carta de su abogado. Ni la Unidad para Atención y Seguimiento de Denuncias (UNAD) ni el Tribunal Universitario ayudaron a la estudiante por lo que tuvo que llevar su caso a juicio, sin embargo sigue siendo víctima de acoso por Jalife-Rahme Barrios.

Dora Romero Olivera se negó a tener relaciones sexuales con el profesor José Joel Carrillo Rivera quien era su tutor de tesis en el Instituto de Geografía de la UNAM. A partir de ese momento recibió evaluaciones negativas injustificadas y tuvo que hacer más trabajos que sus compañeros, debido a esto fue dada de baja del doctorado. El profesor también solicitó al Conacyt que retiraran la beca a la estudiante.

Dora Romero solicitó una entrevista con el rector y una audiencia con el Comité Académico, pero no recibió una respuesta positiva. Presentó una denuncia ante la UNAD donde incluyó datos y grabaciones del acoso que sufrió por parte de José Joel Carrillo Rivera, pero la institución no asesora a las alumnas en el proceso pero sí a los agresores. Su caso fue desestimado por “no existir elementos suficientes para sancionarlo”.

Sol Pérez Jiménez también fue víctima de agresión por parte del profesor Pedro Sergio Urquijo Torres quien fue su tutor de tesis de licenciatura. Este ataque no solo tuvo consecuencias físicas sino emocionales que le hicieron darse de baja un semestre. Pidió su cambio a Ciudad Universitaria ya que ella estudiaba en Morelia. El director del Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental, Antonio Vieyra, la ayudó a agilizar los trámites para cambiar de sede, con la condición de que no señalara las agresiones del profesor sino que solo argumentara motivos personales.

Realizan paro de labores para exigir justicia

El día de hoy, estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM realizaron un paro de labores de 24 horas para protestar contra la falta de respuesta de la Universidad ante casos de acoso, así como para exigir justicia en el caso del profesor Héctor Ignacio Martínez, acusado de violación.

Se puede ver que el Protocolo de Violencia de Género no está siendo de utilidad, ya que de todas las denuncias solo unos cuantos casos han sido llevados ante el Tribunal Universitario. La rueda de prensa se realizará a las 12 h en la entrada de la Facultad y a lo largo del día se realizarán talleres, foros de discusión sobre autodefensa y la revisión de dicho Protocolo.

Una de las mayores deficiencias del Protocolo es que los responsables de sancionar al agresor y ver si procede la investigación son sus jefes directos, en el caso de académicos son los Directores de los Centros de Investigación, lo cual representa un conflicto de intereses ya que las autoridades muchas veces son amigos o colegas de los agresores por lo que las investigaciones no proceden.

Lee la investigación completa en Reporte Índigo.