Políticos, los que más se dedican al robo de medicinas: AMLO

- Por

La palabra es tremendamente famosa en el país. De repente todos los medios y personas comentan sobre el huachicoleo como una de las actividades delictivas más remunerables de los últimos años en México. El combate en contra los saqueadores de ductos de la petrolera mexicana ha comenzado y el gobierno ha anunciado que también se detectó otro tipo de huachicoleo considerable en el país: el robo masivo de medicamentos.

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se empezó a notar cada vez más una crisis de medicamentos en el sector salud mexicano. Los reclamos dejaban ver bodegas vacías y miles de pacientes sin obtener las medicinas que solicitan, muchos de ellos tuvieron que comprarlas al sector privado a precios bastante altos. El presidente López Obrador asegura que ese es el gran problema que están por atender su administración.

Ese es otro huachicol, se roban hasta el dinero de las medicinas, se robaban el dinero políticos que eran los que vendían la medicina, ya eso se acabó, no va a haber huachicol tampoco en la compra de medicinas”, dijo el presidente, señalando que ya están empezando a investigar a los grandes saqueadores de medicamentos. Las primeras investigaciones apuntan a que son políticos mexicanos los más beneficiados con este robo.

El asunto es que todo este saqueo derivaba de presupuestos federales para surtir de medicamentos a clínicas y centros médicos de todo el país. La cifra del gobierno peñista destinada a surtir de medicinas era de 80,000 millones de pesos, algo que no se vio reflejado en absoluto en los centros de salud. Desde ahí se criticó la escasez de medicinas, recordando el caso más grave: cuando Javier Duarte le dio agua destilada disfrazada de quimioterapia a varios niños veracruzanos.

Esta red de saqueos ha sido detectada en varios estados del país, por lo que el combate al huachicoleo de medicinas estaría enfocado en revisar quiénes han recibido o manejado recursos destinados a surtir las bodegas de centros de salud. Si el dinero federal se utilizó para comprar estos medicamentos, es necesario rápidamente encontrar quién en la cadena de movimientos se quedó con el producto. En otras ocasiones, el dinero simplemente se perdió.

En México no es difícil acceder a ciertos medicamentos gracias a personas que se dedican a su tráfico. Existe un mercado negro de medicinas que se venden a precios mucho más bajos que los regulares a farmacias o pacientes, todo operando en total impunidad. Los desabastos de medicamentos también generan que estas personas vendan a precios muy manipulados ante la urgencia de las personas que necesitan medicina.

En Coahuila se ha dado el caso de robo de medicamentos específicos. Al menos 9 millones de pesos en medicinas para tratamientos contra el VIH desaparecieron de un centro especializado. Este tipo de saqueos ha generado una industria delictiva altamente lucrativa que ha operado sin castigo ni presión alguna por parte de los sexenios anteriores. Si bien no profundizó en cómo lo haría, López Obrador dijo que es la batalla que sigue, después del combate al robo de gasolina.