Recortes hacen de la Biblioteca Vasconcelos, un elefante blanco

- Por

El futuro de la Biblioteca Vasconcelos pende de un hilo desde que fueron anunciadas las políticas de austeridad del gobierno de López Obrador anunciadas el pasado 7 de diciembre. El gobierno de Obrador busca desaparecer todas las plazas de trabajadores eventuales y por honorarios, lo que representa el 64% del personal de la Biblioteca. La Biblioteca teme que los años de trabajo construidos, sean destruidos.

La incertidumbre por los recortes.

Los trabajadores de la Biblioteca se enteraron de lo que comprendían las políticas de austeridad para sus trabajos el pasado 7 de diciembre de 2018. En un comunicado, la Secretaría de Hacienda informó que, a partir de enero de este año, los trabajadores en modalidad eventual y por honorarios del Gobierno Federal ya no serían recontratados.

La incertidumbre se apoderó tanto de los trabajadores como de los usuarios y voluntarios. A través de las redes sociales buscan concientizar respecto a la importancia del trabajo que sea realiza en la Biblioteca Vasconcelos dónde expusieron las cientos de actividades, talleres, y herramientas que imparte y ofrece. De igual manera, dieron a conocer a la gente, el desarrollo que ha tenido la Biblioteca desde el periodo Foxista hasta la actualidad.

En entrevista con Plumas Atómicas, la ahora ex Coordinadora de Servicios Educativos de la Biblioteca Vasconcelos, Alejandra Quiroz Hernández, comentó cómo se conforma el personal de honorarios de la Biblioteca y cuál es su función. Alejandra Quiroz resultó afectada por la decisión de Hacienda.

“El personal de honorarios, contratado por el capítulo 3000, partida 33901, es personal especializado. (…) Había también bibliotecarios contratados así para atender el turno vespertino y de fin de semana.”

De un elefante blanco a un centro cultural.

En 2005, el último año de la administración de Vicente Fox, la Biblioteca Vasconcelos fue inaugurada, sin embargo, no estaba terminada. El acervo que contenía era reducido y sus instalaciones presentaban una cantidad innumerable de fallas que iban desde lo eléctrico hasta las goteras.

En el sexenio calderonista las cosas no mejoraron mucho, durante el sexenio, la Biblioteca tuvo seis directores y durante dos años, estuvo cerrada por reparaciones. Sin embargo, las cosas cambiarían años más tarde.

Para 2013, Daniel Goldin llegó a la dirección de la Biblioteca Vasconcelos. Goldin desarrolló junto con un equipo un proyecto a largo plazo que ha logrado transformar el otrora elefante blanco de la administración foxista en un vibrante centro cultural y social. Tan sólo en 2018, la Biblioteca Vasconcelos recibió a más de 2 millones 310 mil usuarios.

Pasamos del elefante blanco al jardín vivo.

Los recortes afectan el funcionamiento del recinto.

Los recortes al personal por honorarios, ha ocasionado que muchas salas, servicios, actividades y talleres de la Biblioteca tengan que cerrar por falta de personal. Hasta ahora, los trabajadores eventuales todavía tienen asegurado su trabajo hasta el mes de marzo. Alejandra Quiroz narra a Plumas Atómicas, cómo los recortes de personal han afectado en gran medida la operatividad de la Biblioteca.

La sala de lengua de señas permanece cerrada desde entonces; pues no hay personal sordo que pueda atender a los usuarios. Las salas de música y audiovisual, la de credencialización y el módulo de informes terminan sus servicios a las 15 horas porque no hay personal que atienda por las tardes.

No hay posibilidad de programar actividades educativas y culturales porque no hay personas encargadas de la gestión, logística y operación; no puede seguir adelante el programa de voluntariado, porque la coordinadora [también] es por honorarios y sin este servicio, se cancelan visitas guiadas, servicios de anfitriones, talleristas.

No hay personal para realizar los diseños de las actividades porque no las puede haber y porque no hay personal para editar video; ni podemos seguir adelante con las investigaciones sobre datos y usuarios de la BV. Al día de hoy estamos en un ritmo similar o peor al de 2006 a 2012″

Quiroz dice que el trabajo que han venido realizando desde 2013 ha sido difícil pero que los resultados obtenidos han sido satisfactorios. Estima que lo logrado, ha permitido que la Biblioteca Vasconcelos se pueda posicionar como un referente internacional en el área. Sin embargo, dice que el nuevo encargado de la Dirección General de Bibliotecas, el filólogo Marx Arriaga, no aprecia lo que se logró.

Tiene una visión completamente equivocada sobre las bibliotecas públicas.


¿Por qué por honorarios? ¿Por qué sin plaza?

Plumas Atómicas cuestionó a Alejandra Quiroz sobre el porqué muchos empleados de la Biblioteca no tenían plaza y eran trabajadores por honorarios. Quiroz contestó que el director Goldin optó por esta modalidad debido a que el personal fue contratado de acuerdo con las necesidades, de acuerdo con la demanda. Debido a la dificultad de obtener personal especializado, se terminó por optar por la modalidad por honorarios, que facilita el proceso.

Fue un crecimiento orgánico y al ritmo de la demanda de servicio.

Quiroz comenta que la Biblioteca Vasconcelos está pensada para ser operada con 400 personas y supuestamente esa cantidad de personal tuvo antes de ser cerrada entre 2007 y 2008. Tras ser reaperturada, la Biblioteca empezó a contratar gente pero sólo para cubrir los servicios bibliotecarios. Fue hasta la llegada de Daniel Goldin que se empezó a incorporar personal de honorarios para hacer funcionar la variedad de servicios que hoy ofrece.

Daniel pudo incorporar personal a través de esa normatividad autorizada por la SHCP, para poder echar a andar los servicios (…)

La importancia de la Biblioteca Vasconcelos.

La Biblioteca Vasconcelos no sólo es un espacio dedicado a la lectura, es un centro cultural, artístico y de entretenimiento diverso y rico. Es un lugar dónde la gente va a pasar un buen rato, leer, entretenerse, aprender y desarrollarse como personas. Una comunidad construida con voluntarios, trabajadores, alumnos, colaboradores, talleristas, funcionarios y artistas. Un espacio único para las miles de personas que lo visitan día con día.

A través del hashtag #MiBibliotecaVasconcelos podemos conocer a profundidad, las miles de experiencias que respaldan a este recinto, considerado uno de los más bellos del mundo. Es una comunidad viva, un espacio para todos, de todos y por todos.

Ana Quiroz finaliza la entrevista con Plumas Atómicas, expresando su impotencia y la tristeza que le invade al saber lo que está pasando con la Biblioteca Vasconcelos. Lamenta mucho que una biblioteca que se convirtió en un referente internacional termine por convertirse nuevamente en un espacio muerto, un elefante blanco.

He llorado mucho. Intento hacerme a la idea de que al menos participé del servicio público con un proyecto sólido y exitoso para el país. Somos referente internacional, aunque aquí nos ignoran.

Quiroz dice, que la Biblioteca opera hoy en día con los números que hizo en 2006, cuándo el edificio estaba incompleto, con goteras, y defectos de construcción. Un espacio más que se sumará al abandono producto de un afán casi enfermizo por recortar el gasto, dónde sea y cómo sea. Un recinto condenado a ser un elefante blanco más de la ineficiencia burocrática de México.