Pemex probará fortuna en el mercado del carbono en 2019

- Por

Los últimos años han sido de constantes números rojos para la gran petrolera nacional mexicana. Después de ser la empresa que genera miles de millones de pesos para México, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha quedado endeudada, disminuida y a merced de intereses extranjeros, al punto de que México ha tenido que comprar crudo a otros países debido a la poca capacidad de las refinerías locales. Por eso mismo la petrolera quiere conquistar otros terrenos.

Recién se anunció una fuerte inversión de Pemex para incursionar en el mercado del carbono. Acompañando a la petrolera nacional, también se sumará en 2019 la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con el mismo problema financiero, para intentar conquistar este mercado basado en emisiones de este elemento químico. Recordemos que el planeta está enfrentando un grave daño gracias a emisiones de CO2, por lo que la industria de carbono podría disminuir el daño.

México continúa invirtiendo en energías del siglo pasado, como el petróleo, mientras los daños ambientales continúan y otras naciones han elegido destinar miles de millones en energías mucho más limpias. La intención de Pemex y la CFE será regulada para evitar daños graves al entorno y una correcta implementación del sistema. Se tratará, aseguran, de la búsqueda de un programa piloto para que en México se desarrolle esta industria que beneficiará mayormente a grandes empresas.

Para que funcione este programa es necesario solicitar permisos de emisión. Cada que se genera un permiso, a los que pretende acceder Pemex, se concede la emisión de una tonelada de dióxido de carbono que no será emitido a la atmósfera. La intención es vender esto a otras empresas que pudieran utilizar para reducir sus emisiones de carbono. La industria ya había generado interés en México desde hace años.

Esto podría beneficiar a empresas mineras, mayormente, y también a otras empresas dedicadas al sector energético, cementeras nacionales, al sector petroquímico, entre muchas otras. Además, la mayoría de empresas interesadas en el mercado de carbono son las que más contaminan; por lo tanto, en un país lleno de refinerías, mineras y empresas dedicadas al sector energético como México, la inversión en el mercado de carbono es bastante recomendable.

Pemex ya ha generado alertas por su alto nivel de emisiones de CO2. Para 2017, la petrolera mexicana emitió más de 34 millones de toneladas de dióxido de carbono, una cifra alarmante que impacta de lleno en el ambiente (y eso que esta cifra es 20% menor respecto a lo emitido en 2016). Conscientes de este nivel de contaminación, los petroleros mexicanos ya buscan bajar al menos 15 millones de toneladas de emisiones para el 2021.

La iniciativa sería compartida, ya que fue generada en principio durante el gobierno peñista y el resto habrá de desarrollarse durante el gobierno de López Obrador. Recordemos que el tabasqueño ha enfocado buena parte de su presupuesto 2019 para beneficiar y “resucitar” la industria energética mexicana. Por lo tanto, Pemex y la CFE buscarán entrar de lleno a una industria que ya representa buenas ganancias para empresas en China y Estados Unidos.


Etiquetas: