Perseguir el dinero del narco, la nueva estrategia de seguridad de Durazo

- Por

Alfonso Durazo, próximo secretario de Seguridad Pública con Andrés Manuel López Obrador, tendrá la difícil tarea de pacificar el país después de uno de sus sexenios más violentos de la historia. En Ciudad Juárez, lugar donde se realizó la primer mesa destinada a la paz para lograr la Ley de Amnistía, se registraron 11 homicidios el fin de semana. Además de los más de 40 mil desaparecidos y 200 mil muertos que ha dejado la guerra contra el narco.

Las mesas comenzaron hoy y seguirán hasta octubre en diversos estados del país. Durazo explicó que: “las mesas de paz serán un instrumento para recoger el punto de vista de la sociedad y sus propuestas, pero no es el único plan”. La otra parte del proyecto tiene que ver con terminar la corrupción, programas sociales y capacitación de la policía, informó El País. Durazo comentó que en México hay policías que ganan 2 mil 900 pesos al mes por lo que es imposible que trabajen en ese tipo de condiciones.

Desde la época de Calderón la policía fue incapaz de detener la violencia por lo que se desplegó a las Fuerzas Armadas por todo el país. Aunque esto apaciguó ciertas áreas también se registraron violaciones a los derechos humanos. Durazo aseguró que no podrán sacar al Ejército de un momento a otro, pero se planea formar policías que puedan reemplazar a los soldados. Aseguró que: “Dentro de tres años estimo que habrá un retiro significativo”.

Se debe atender a las causas económicas

“Mientras no atendamos las causas económicas, políticas y sociales que generan la inseguridad, no mejorará la situación aunque se ponga un policía en cada esquina”, explicó. Los planes sociales del gobierno estarán enfocados en los dos millones y medio de jóvenes que no estudian y no cuentan con trabajo lo que facilita que sean cooptados por el crimen organizado. Los planes tienen que ver con vivienda, obra pública y educación superior, lo que reducirá la violencia a corto plazo.

Durazo aseguró que la amnistía no tiene que ver con liberar a los grandes capos de la droga sino para los sectores vulnerados y vulnerables, por ejemplo, los niños que prestan sus servicios al crimen organizado ya sea porque son amenazados o porque económicamente es lo único que pueden hacer. También están los campesinos que cultivan amapola en Guerrero o incluso los halcones o informantes que puedan ser reinsertados en la sociedad y no castigados.

La idea de amnistía se ha reemplazado por la de justicia transicional, un recurso legal que ya se utilizó en Colombia para cerrar el ciclo de violencia. “Ayuda a darles la opción a los que están dentro de la criminalidad con el compromiso del desarme, de la no repetición y de su aporte al conocimiento de la verdad”.

En la entrevista, el próximo secretario de Seguridad explicó que es insuficiente utilizar a las fuerzas armadas o policiales, aseguró que es mejor otra estrategia: “perseguir el dinero del crimen organizado es más importante que detener capos porque es en la fortaleza económica donde ellos tienen capacidad de corromper y operar“.

Después de seis meses de tomar posesión de su cargo, se hará una evaluación de su gestión para ver si ha funcionado la estrategia. Aseveró que dentro de tres años México tendrá un índice de crimen dentro del rango de los países de la OCDE, es decir de cuatro homicidios por cada cien mil habitantes, actualmente México tiene 25.

Lee la entrevista completa en El País.