Mancera coordinará a 8 senadores del PRD y ya se le fueron dos

- Por

El futuro político de Miguel Ángel Mancera no está resultando. El hombre que gobernara la Ciudad de México y se imaginara en la silla presidencial ha quedado reducido a un cargo casi honorario dentro de la cámara de senadores. Después de una jefatura de gobierno llena de errores y acusaciones, a Mancera se le premió con una senaduría plurinominal y la dirección de la minúscula bancada perredista.

El cargo es bastante lejano a lo que el expolicía tenía en mente. Y las cosas no dejan de complicarse. Después de simular alegría en un encuentro entre los apenas ocho senadores del PRD que conformarán la próxima legislatura, el perredista está consciente de la poca voz que tendrán dentro de la cámara alta y ahora recibe una noticia complicada. Al menos dos de esos ocho perredistas ya han rechazado trabajar para Mancera.

Se trata del Emilio Álvarez Icaza, un hombre que con un escaso apoyo a través de su asociación civil supo amarrar una senaduría gratuita en las elecciones de julio. Icaza ha dejado claro que su papel dentro de la próxima legislatura lo hará como senador independiente, sin estar atado a la débil agenda del perredismo. Esto es una bofetada a la autoridad que podría tener Mancera y deja ver que el pequeño grupo no está conforme con su designación como coordinador.

Después del aplastante triunfo de Morena en ambas cámaras legislativas, el PRD quedó reducido a una pulpa de hombres y mujeres que entraron por la vía plurinominal. Al parecer, muy pocos quieren formar parte de este grupo y ya se anunció que la senadora perredista Xóchitl Gálvez se retira del pequeño grupo para hacerse aliada del panismo. Esto deja a la bancada del perredismo en el senado mexicano con apenas signos vitales. Y es que se necesita de al menos 5 miembros para conformar un grupo parlamentario y a Mancera le quedan seis.

Fieles aún a lo que pueda decidir Mancera como coordinador, se encuentran hombres como Juan Zepeda, quien perdiera la gubernatura del Estado de México y un hombre que no dudó en decir que el perredismo podría morir pronto. Además, se encuentra otro perfil polémico, Antonio García. Se trata del hermano del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles y un hombre que apenas pudo insertarse en el senado gracias a la minoría representativa. La única mujer es María Leonor Loyola y un tabasqueño, Juan Manuel Fócil.

En el caso de este último, las cosas están tambaleantes. Se sabe que Fócil ha mantenido comunicación con autoridades estatales de Morena y es que en Tabasco el partido guinda tuvo un empuje tremendo, lo que tienta al perredista para pasarse al partido de mayor poder y convocatoria en los próximos años. La oferta es tentadora y según LPO, en Morena se esfuerzan para dejar debilitado a Mancera antes de que inicie su nuevo empleo.

El dolor del perredismo se agudiza cuando se anunció que todos los representantes de la próxima legislatura entrarán ganando un 50% menos de salario respecto a los años anteriores. Además, Morena ya planea eliminar presupuesto interno y lujos como viajes, choferes, camionetas y bonos a los futuros senadores. Este golpe también le pega directamente a Mancera, un hombre que ganaba 876 mil pesos al año.