Caza de animales silvestres aumenta por crisis alimenticia en Venezuela

- Por

Ante la inminente crisis alimenticia que vive Venezuela, la caza de animales silvestres se ha convertido en una alternativa práctica, aunque ilegal, para mantener el estómago lleno y evitar pagar los altos costes en los insumos.

Un reportaje de la red de periodistas ambientales en Latinoamérica, publicado en el portal Mongabay LATAM reveló la severa situación que enfrentan tanto reservas ambientales como zoológicos en el país, debido a bandas de criminales o personas en solitario que roban y matan animales para el consumo humano.

El colapso en la producción agrícola, la afectación a los medios de transporte y otros servicios tuvieron gran impacto en la producción de alimentos a nivel regional, por lo que agravaron la escasez.

Todo ello originó como resultado, un riesgo para la fauna venezolana, una de las 17 naciones que ostentan 70% de la biodiversidad mundial, misma que además se han visto sometida a la deforestación, los derrames tóxicos de petróleo y el tráfico ilegal.

Desde 2014, la pobreza acecha a 80% de la población, luego del colapso de los ingresos del petróleo, hecho que disparó la inflación, misma que podría alcanzar en 2018 hasta 13,000 por ciento.

Con las tiendas vacías, la desnutrición aqueja a gran parte de los ciudadanos, quienes se ven obligados a llevar lo que vulgarmente el diario New York Times ha bautizado como “la dieta Maduro”.

Lo cual hace que especies como burros, tortugas y flamencos se encuentren en una situación muy favorable para el consumo humano, misma que ha acrecentado el robo de zoológico o su cacería ilegal.

Al respecto, el abogado José David Muñoz de la Asociación de Defensa y Protección de los Animales (Asodepa) entrevistado por el citado medio, aseguró que la cacería furtiva crece porque existen sanciones mínimas relacionadas con la venta y consumo de especies silvestres, mismas que son insuficientes para proteger a los animales de la gente con hambre.

La crisis de los zoológicos

En un país con altas tasas delincuenciales, poco importa la negligencia y abusos que los animales que habitan en los zoológicos pudieran sufrir. De esta forma, lo que antes era una atracción para los turistas y locales, hoy en día es un mercado abierto para saciar el hambre, con escenas espeluznantes que aparecen en los diarios locales.

Tal es el caso del zoológico de Maracaibo, mismo que en agosto de 2017 estuvo en el ojo del huracán, tras ser el marco de varias peleas de animales, donde entre ellos mismos se comían por hambre.

Un año después, el panorama es más desolador, pues los pocos animales que se mantenían viviendo ahí como cerdos vietnamitas, monos, guacamayas, gallinetas, tapires, pecaríes han sido robados, seguramente para ser utilizados como comida.

Esto demuestra el hambre y la desesperación”, indicó Esmeralda Mujica, antigua directora de la Fundación de Zoos y Acuarios de Venezuela y miembro de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN, quien entrevistada por el portal, aseguró que los animales del zoo los mata la gente que tiene hambre en las comunidades pobres que los rodean y ven en las colecciones de animales una fuente de comida.

Las redes sociales también dan cuenta de ello, tal es el caso de un video donde un grupo de personas entra a un pastizal para matar a golpes una vaca y así poder comérsela.

Así empanadas de tonina (especie de tortuga originaria) y guisado con carne de flamenco son posibles de encontrar en la dieta venezolana; aunque el gobierno de Nicolás Maduro niega la autenticidad de los hechos, los cuales califica como propaganda de “los medios corporativos dominantes” de Estados Unidos.

https://twitter.com/suriel/status/965964167789281281

Lee el reportaje completo en Mongabay