Un trabajo periodístico sobre Florence Cassez gana el premio Alfaguara

- Por

Una novela de no-ficción mexicana venció a otros 580 escritos para quedarse con el premio Alfaguara 2018. Este galardón siempre ha premiado a lo mejor de la literatura, pero, en este caso, se le concedió el galardón al mexicano Jorge Volpi por un trabajo periodístico que retoma el escándalo de la supuesta secuestradora francesa Florence Cassez, que operó, según la justicia mexicana, en el país durante años y que fue liberada casi una década después.

La novela-investigación de Jorge Volpi relata de nueva cuenta cómo es que Florence y su pareja Israel Vallarta fueron acusado de secuestrar personas y formaron parte de una célula de delincuencia organizada. Este tema mantuvo en desacuerdo a los gobiernos de México y Francia, hasta que estos últimos exigieron la liberación inmediata de Cassez. Hasta que, por fin, fue liberada, después de que se le había sentenciado a 60 años de prisión. Tan sólo pasó 7 años en prisión.

La investigación tomó forma gracias a que Jorge Volpi, reconocido escritor mexicano, es también abogado y ejerció como tal al investigar cerca de 10 fojas de documentos relacionados con el caso Cassez. La novela lleva por nombre Una novela criminal y se basa en todo lo relacionado con la pareja que fue presentada ante los medios mexicanos como secuestrado de al menos tres personas, en un operativo actuado por la Agencia Federal de Investigaciones, durante el gobierno de Vicente Fox.

Mi novela es la búsqueda de la verdad y la pregunta de si la verdad es posible ser encontrada”, dijo Volpi, al ser reconocido como el mejor novelista en lengua española para la casa editorial Alfaguara. Este escritor de 49 años ha generado buena parte de su obra en la novela, pero también es un elemento activo del ensayo y la opinión pública en medios como El País y el diario mexicano Reforma.

La trama de esta novela está situada justo al final de la presidencia de Vicente Fox, en donde se dio una mayor apertura a la cobertura mediática que el PRI mantenía censurada. Derivado de esta libertad, se orquestó una simulación televisiva del operativo de rescato de tres personas secuestradas. En ese mismo montaje, se entrevista a Israel Vallarta y a su novia, Florence Cassez, como secuestradores señalados, sin mostrarse evidencia fija en su contra. En esos momentos, Genaro García Luna, director de la AFI, aseguró que se organizó una simulación con los detenidos para complacer a los medios. Televisa obtuvo la primicia del evento.

La investigación del capitalino ganó también por reflejar las condiciones de seguridad que se vivían en México durante la transición entre las dos únicas presidencias panistas. Y sobre todo la debacle en temas de seguridad. “En esos momentos del 2005, la mayor preocupación de seguridad eran los secuestros, pero, un año después, Calderón lanza la guerra contra el narco. Esto ha llevado a lo largo de estos 12 años a una situación en la que tenemos cientos de miles de muertos, de desaparecidos, en unas cifras propias de una guerra civil. Ha sido un cambio terrible”, dice Volpi a El País.

Asegura que su novela, al estar completamente apegada a la realidad, no pretende mostrar una conclusión sobre la inocencia o culpabilidad de Florence Cassez. Volpi asegura que este caso es una muestra clara de la red de complicidad que existe aún entre la policía mexicana y la televisión, en donde se pueden armar historias en conjunto para mentir a la audiencia.


Etiquetas: