Más de 32,000 soldados seguirán en las calles durante la era AMLO

- Por

El nuevo presidente mexicano no ha encontrado la fórmula para pacificar un país que vive doce años de guerra. Después de que el partido conservador lanzara una avanzada militar en contra de los narcotraficantes mexicanos, las cifras de violencia, asesinatos, secuestros y desaparecidos se elevó a un punto de no retorno. A pesar de la guardia nacional de López Obrador, el ejército no regresará a sus cuarteles.

Los soldados y marinos que han patrullado las calles del país durante más de una década han dejado en claro que están cansados. Las labores de seguridad que exigió la guerra de Felipe Calderón no permitió descanso a los militares, quienes seguirán en labores de seguridad en el gobierno de López Obrador. Las cifras son contundentes: 32,911 elementos de las fuerzas armadas seguirán fuera de los cuarteles.

En 2006 se inició la guerra antidrogas con el envío de fuerzas militares a Michoacán. Desde entonces, los soldados se mantuvieron en las calles, a pesar de que Enrique Peña Nieto llegó con promesas de cambios en la seguridad. El gobierno de Morena prometió un fin a la guerra calderonista pero para lograrlo, aseguran, deberán pasar al menos cinco años de desplazamiento con la guardia nacional. Esto hará que los soldados estén fuera hasta 2024.

Una especie de policía

“El presidente de la república podrá disponer de la fuerza armada permanente en tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria”, asegura un artículo para la creación de la guardia nacional. Por lo tanto, los soldados en las calles mexicanas no serán parte de la ofensiva antinarco, y tampoco formarán parte de la guardia obradorista.

La estrategia será la de usarlos como un tipo de policía, según el gobierno.

Lo cierto es que en los más de doce años de guerra antidrogas, las fuerzas armadas han sido acusadas de abusos de autoridad. Con demandas y señalamientos por torturas y desaparición de personas detenidas, el panorama de las fuerzas armadas en las calles continúa siendo preocupante. El gobierno de López Obrador ha prometido que los ataques de soldados a civiles se han terminado, y que no se dará la orden de atacar al pueblo.

Con información de Animal Político.