Impuestos a Netflix en México reunirían 179 millones de dólares

- Por

Netflix en México no paga impuestos, aunado a este hecho, el gigante del streaming no tiene oficinas en el país y evade sus responsabilidades fiscales en toda Latinoamérica.

El desafío del Gobierno mexicano frente a este hecho equivale a 179 millones de dólares, que corresponden al monto que se recaudaría si la hacienda mexicana regula los servicios digitales que ofrecen distintas empresas y que no pagan impuestos, como Netflix.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), señaló que México debería cobrar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los servicios digitales y si grava con tres por ciento los servicios de intermediación de plataformas multilaterales como Uber y Netflix, la recaudación sería la importante de la región.

“Si los gobiernos no se hacen cargo de los desafíos tributarios de la digitalización de la economía, están renunciando a una cantidad importante de recursos fiscales”, advirtió en el reporte “Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2019”.

Para 10 países, la estimación es que los ingresos podrían llegar a 580 millones de dólares anuales y México sería el que se llevaría la mayor parte, el 31 por ciento de ese total, por arriba del potencial de Brasil de 157.1 millones de dólares.

Los retos de la economía digital

En consonancia con lo publicado por Cepal, en octubre de 2018 el diputado del PRD, Javier Salinas, propuso un impuesto digital, que no solo tocaría a Netflix, sino que también aplicaría para empresas como Google, Facebook y Spotify.

Pascal Saint-Amans, director del Centro de Política y Administración Tributaria de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), alertó que el mayor reto al que se enfrenta el mundo en términos fiscales es la expansión de la economía digital e instó a los países a trabajar en colaboración para lograr un marco adecuado que la regule eficientemente.

“El mayor reto hoy es la digitalización de la economía, toda la economía se está digitalizando, los montos del comercio business to consumer (B2C), crecen enormemente y ¿Cómo el sistema fiscal está enfrentando este crecimiento? No muy bien”, expuso.

Durante su participación en el Seminario Regional de Política Fiscal organizado por la Cepal, señaló que el mundo está cambiando e insistió en que se necesita trabajar en colaboración con plataformas internacionales para poder crear un mejor sistema fiscal.

El reto del impuesto digital será que las empresas asuman el gravamen y no los consumidores, lo cual ha generado duda entre los usuarios, que creen que un impuesto afectaría directamente al consumidor.