No están 9,000 millones que Pemex envió a Duarte y Yunes en Veracruz

- Por

Parece ya costumbre que sigan saliendo datos de cómo desaparecieron recursos en la administración de Javier Duarte. Pero poco a poco se está revelando más información sobre la opacidad que reinó en el corto periodo de trabajo de Miguel Yunes Linares. El panista prometió una limpia total de corrupción en el estado jarocho, pero ahora se sabe que faltan millones de pesos que destinó un fondo de Pemex ante los desastres ecológicos que hicieron en la región.

La misión de este dinero, valorado en hasta 9,000 millones de pesos, era sanar las afectaciones de la petrolera nacional en varias comunidades veracruzanas. El dinero no solamente no llegó a los afectados directos por la contaminación de Pemex, también la desaparición del recursos afectó aún más a los pobladores. Y es que la petrolera ha logrado afectar gravemente el agua, la tierra y el aire de varias comunidades cercanas a los centros de extracción de petróleo.

Estos recursos los manejaron los gobiernos de Javier Duarte y Miguel Yunes Linares, además de varios alcaldes veracruzanos. La intención era reparar los daños ocasionados por la petrolera, pero en el camino se fue disipando el destino de los millonarios apoyos. Gran parte de esto apoyos derivaban de la reforma energética, la polémica jugada legal de Enrique Peña Nieto que prometía ayuda a las familias que vivían cerca de comunidades clave en donde se extraía petróleo.

Todo esta documentado en el fondo para entidades federativas y los municipios productores de hidrocarburos. La intención era que el gobierno mexicano y Pemex tendría que hacerse cargo económicamente de los daños que generaran con las actividades de extracción. Para surtir a este fondo de recursos, se cargaron impuestos a empresas por conceptos como “asignaciones y contratos”.

Además de atraer donativos y apoyos externos, este fondo dio más de 450 millones de dólares a comunidades de Veracruz, pero no aparecen.

https://twitter.com/AvcNoticias1/status/1091183242344976386

Desde que el dinero empezó a ser enviado, se llenó de opacidad las cuentas a donde iba a parar. Tampoco se sabe bien cómo es que era distribuido y por quiénes. Con el último año de gobierno de Javier Duarte, se perdió el rastro de 1,000 millones de pesos. Los intentos del priistas por maquillar los apoyos derivaron en algunas obras sin terminar, caminos malhechos y promesas mochas. Todo siguió de la misma manera cuando Yunes ganó las elecciones.

La mayoría de los apoyos de estos fondo fueron a un solo rubro: el de la pavimentación y la creación de caminos en zonas rurales. Pero el resto de necesidades que preveía el programa quedaron desatendidas. Hablamos de temas importantes como saneamiento de aguas, preservación ecológica, equipamiento urbano, bienes inmuebles para los afectados, electrificación, viviendas, programas de salud, entre otros.

El gran problema es que tanto Duarte como Yunes decidieron inyectar los recursos en pavimentaciones y temas de infraestructura, ya que con esto privilegiaron contratos con sus constructoras favoritas, además de generar adjudicaciones directas para beneficiar a ciertos empresarios veracruzanos cercanos a sus simpatías. Pero nada de esto ha generado que las personas que viven cerca de las áreas petroleras mejoren sus condiciones de vida. De los 9,000 millones desaparecidos, unos cuantos bastaban para darles servicio de agua a miles de familias.

Mira toda la información en esta investigación de Connectas.