Un aspirante al gobierno de Puebla participó en mi tortura: Lydia Cacho

- Por

Al parecer, los perfiles más polémicos de la política poblana están levantando la mano para gobernar el estado. Después de un accidente letal que terminó con la vida de Erika Alonso y Moreno Valle, son varios los panistas y priistas entusiasmados por obtener al menos el cargo de gobernador interino antes de las elecciones en julio de 2019.

Uno de los perfiles que quiere ser interino poblano está ligado al caso de tortura y persecución a la periodista Lydia Cacho. La comunicadora mexicana que reveló una red de pederastia en el país denuncia que Guillermo Pacheco Pulido, hoy presidente del tribunal de justicia, está sonando fuerte para dirigir el destino de la entidad durante algunos meses. La periodista reclama que Pulido presionó para que fuera sentenciada.

“El mismo Pacheco Pulido que frente a mí, ya en la cárcel de Puebla, ordenaba a la jueza Rosa Celia que me diera orden de formal prisión. Quieren de interino a uno de los cómplices de mi tortura y detención arbitraria”, dijo. Lydia Cacho estuvo peleando durante años para obtener disculpas por parte del gobierno mexicano y la detención de los responsables de su secuestro y tortura. Hace unos días, el gobierno de López Obrador le pidió perdón cinco veces.

Con este anuncio, parece ser que el nombre de Guillermo Pacheco se carga de polémica, después de que fuera una de las opciones principales para liderar la vacante de gobernador en Puebla. Además de Pacheco, varios empresarios y políticos locales están empujando sus perfiles y nombres para que sean elegidos como el interino poblano. Lejos de esta pelea se da otra, la de posible gobernador para los próximos seis años, con Miguel Barbosa, Javier Lozano y el hermano de Erika Alonso a la cabeza.

El tema de Puebla rodea completamente la figura de Lydia Cacho. Recordemos que fue justo en este estado en donde más se intensificó la persecución a la periodista mexicana, durante la administración del priista Mario Marín. Desde ahí, los altos mandos judiciales, políticos y empresariales se unieron para tundir a la periodista después de destapar nombres sobre la red de pornografía infantil.

El otro problema en la entidad se lo llevan los panistas poblanos. Después de años gobernando la entidad, se niegan a que la mayoría del congreso local (de mayoría morenista) imponga a un perfil para el interinato que no sea de corte católico-conservador. El caso de Pacheco Pulido embona perfectamente con lo que el partido de Moreno Valle solicita para seguir controlando políticamente al estado de las semitas.

Mira toda la información en esta nota de Proceso.