Netflix se apoderó de los usuarios mexicanos y pegó a cines en 2018

- Por

La fuerza de los servicios de streaming no parecía tan grande hace pocos años. Netflix ha llegado a los hogares de todo el mundo con una fuerza contundente que ha cambiado la forma de consumir contenidos y ha dado cátedra de cómo crear nuevas producciones que parecerían riesgosas para las compañías cinematográficas tradicionales.

El gran ejemplo de este 2018 fue Roma, la película del mexicano Alfonso Cuarón que demostró que hay posibilidad de hacer gran cine a través de un gigante del internet.

El caso Roma dejó ver también las ajustadas maneras en las que las cadenas de cine en el mundo reciben a las películas estreno. En México, la cinta del mexicano dejó ver cómo las cadenas Cinépolis y Cinemex se negaron a transmitir el filme por cuestión de tiempos de exhibición. Lo que pudo ser un logro para el cine mexicano proyectado en salas mexicanas, derivó en un alegato nacional que hizo a la película aún más cotizada en la plataforma.

Cinépolis y Cinemex buscaron explicar de todas las formas posibles porqué Netflix estaba jugando sucio, aunque en la imagen pública fueron estos cines los que recibieron las críticas más grandes sobre el tema.

Pero no solo eso. Netflix ha revelado que México es el país que más consume sus producciones en el continente americano, después de Estados Unidos. Pocas personas disfrutan el cine de otra manera en un país en donde es más barato contratar este servicio de streaming al mes que un par de entradas al cine tradicional. En el mundo, Netflix se acerca a los 146 millones de suscriptores, convirtiendo a la plataforma en un suceso inédito en la historia del entretenimiento.

En nuestro país ha pegado con tanta fuerza el fenómeno Netflix que ya hay varias producciones creadas en específico para el público nacional. Desde telenovelas como La casa de las flores, la serie sobre narcotráfico mexicano Narcos, la saga de fútbol Club de Cuervos, pasando por los stand ups mexicanos, hasta Made in México, una especie de reality show sobre mexicanos ricos de ultraderecha que no tuvo un buen recibimiento.

Un 78% de los usuarios en México contrataron y consumen regularmente esta plataforma, lo que hace del país el mayor consumidor mundial de las producciones de Netflix. Recordemos que en latinoamérica, Netflix posee un 68% de participación de mercado.

Con la película de Alfonso Cuarón, Netflix se prepara para su primer Oscar a largometraje en la nación de Universal, Disney y la Warner Brothers. El filme sobre la vida de una trabajadora del hogar ha generado todos los reconocimientos posibles y es la favorita para el Oscar a mejor película extranjera. Con esto, Netflix se abriría paso en los premios más importantes para la meca del cine mundial, después de conquistar por completo los Emmys (premios a lo mejor de las series en el mundo).

Este 2018, Netflix también dejó ver su poder en la cultura popular. Con series contando historias de Disney y Marvel, tomó el control de lo que se consume en el mundo. Además, sus series y filmes originales pasaron a convertirse en éxitos globales como La casa de papel, The ballad of Buster Scruggs, Stranger Things, The Crown, entre otras. Pero recordemos que muchos de estos contenidos originales son financiados a través de deudas enormes de la casa productora.

Los usuarios mexicanos vivieron semanas de conflicto ante el jaloneo de Netflix y Cinépolis por la proyección de Roma. El propio Cuarón salió a criticar a la gran cadena de cines en latinoamérica por negarse a transmitir esta historia en blanco y negro, así que promovió la proyección en salas independientes, recintos, un Romamóvil, e incluso en la antigua casa presidencial mexicana, Los Pinos.

Con esto, Roma se hizo un suceso político-cultural que dejará en claro que desde Netflix se puede hacer un cine distinto y también se puede exhibir de otra forma, sin estar atados a las exigencias de unas cuantas cadenas de cine.