AMLO: 25 mil pesos para cada familia afectada por el huracán Willa

- Por

El sexenio de Enrique Peña Nieto atravesó por varios desastres naturales. Después de los sismos de septiembre, quedó claro que el gobierno mexicano no estaba listo para atender tragedias de este tipo. También nos dejó ver que financieramente no había un plan concreto para ayudar a las víctimas y mucho del dinero para reconstrucción se quedó en las carteras de quienes debían repartirlo. En la recta final del peñismo, un huracán atacó buena parte de Nayarit y las familias afectadas quedaron en el olvido.

La gran crítica cuando las caravanas migrantes ingresaron hace un mes a territorio mexicano fue que el gobierno debería atender primero el caso de los afectados nayaritas que la necesidad de los centroamericanos. Como estaba por irse, Peña Nieto no atendió a ninguno. Ahora como nuevo presidente del país, López Obrador ha viajado a Nayarit para atender la problemática.

El huracán Willy destruyó al menos ocho municipios de Nayarit, en donde las pérdidas han sido totales para cientos de familias. En el momento de la tragedia, se hizo una declaratoria de zona de desastre es para los municipios de Tecuala, Acaponeta, Huajicori, Rosamorada, Santiago Ixcuintla, Tuxpan, Del Nayar y Ruiz. Y fue justo en Acaponeta en donde el presidente tabasqueño aseguró que los apoyos ya están en camino. Durante dos meses, se entregarán 5 mil pesos mensuales a las familias directamente afectadas, prometió Obrador.

Dentro del programa del gobierno mexicano para atender el problema de Nayarit, que lleva meses sin ser atendido, se encuentra un apoyo de 15 mil pesos para cada familia afectada. Esta suma será entregada, asegura el presidente, para que cada familia pueda comprar mobiliario doméstico para reconstruir los hogares afectados. El huracán Willa dejó más de 13 mil familias sin hogar, por lo que llevan más de dos meses viviendo en albergues.

El apoyo total prometido será de 25 mil pesos por familia y sumará 60 millones de pesos en el rescate a los afectados. El presidente aseguró que a finales de enero regresará a estas zonas afectadas para evaluar personalmente el avance en la reconstrucción de las viviendas destruidas por Willa. Gran parte del daño a estos municipios se debió al desborde de los ríos San Pedro y Acaponeta, este último fue el que más lesionó las viviendas cercanas y las familias que vivían dentro.

El problema data del 23 de octubre, cuando se reportó la llegada de un huracán categoría cuatro que nunca antes había impactado en estados como Nayarit. La extensión del desastre natural auguraba daños en Durango y Sinaloa, por lo que se activaron alertas de emergencia naranja que permitieron la evacuación de miles de familias antes de la tragedia. Sin embargo, durante la última semana de octubre y todo noviembre, el gobierno de Enrique Peña Nieto no destinó recursos de programas sociales de rescate bajo la premisa de que estaban por partir.