Morena busca garantizar el seguro social a parejas del mismo sexo

- Por

Las intenciones de Morena por imponer su agenda progresista no descansan. Desde que tomó protesta la 64 legislatura con el partido guinda al mando, Martí Batres se ha esforzado por introducir de lleno la austeridad republicana que tanto pregonó López Obrador en campaña. Ahora, a punto de que el tabasqueño se haga con la presidencia en unos meses, en Morena ya trabajan para que en la primera quincena de gobierno de izquierda se generen cambios impensables hace unos meses.

Batres, que preside la mesa directiva en la cámara de senadores, ya generó una gruesa agenda en donde lanza nueve cambios radicales con reformas para garantizar respeto a los derechos humanos, respeto a las parejas del mismo sexo, alto a ciertos privilegios políticos, entre otros temas. La reforma más poderosa del morenista es sin duda la eliminación del fuero, una figura legal que ha protegido a políticos mexicanos durante décadas y ha mantenido a salvo a varios de investigaciones en su contra.

Pero otra de las reformas trascendentales que impulsará Batres es el otorgar seguro social a parejas del mismo sexo. Este tema ha generado polémica en cualquier rincón en donde se menciona, ya sea en el aspecto social, legal e incluso académico. Desde hace décadas los colectivos LGTB+ han buscado reconocimiento de sus derechos en varias áreas, pero en el seguro social han sido bastante específicos. Y es que hay varios casos en los que, aunque trabajen en regla, una persona gay no puede garantizar seguridad social a su pareja.

Esta forma de discriminación está amparada por la ley de salud actual, en donde queda claro que un padre de familia puede proteger a su familia con su seguridad social, siempre y cuando formen parte de una relación heterosexual. La decisión de las instituciones médicas ha sido criticada por la comunidad gay y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. El IMSS generó un polémico caso en donde no quisieron entregarle pensión por viudez a una persona simplemente por su condición. Esto fue denunciado como un acto violento de discriminación.

La institución de salud salió a decir que se negó el derecho porque la pareja no estaba casada. Pero el IMSS se contradice cuando se ponen en evidencia casos en donde se han entregado pensiones por viudez a parejas heterosexuales que no contaban con un acta de matrimonio civil. Estas pruebas de discriminación se han repetido en varias ocasiones en instituciones de salud pública en todo el país.

En febrero de este año el IMSS se vio forzado, mediante orden directa de la Suprema Corte, a dar todas las aperturas necesarias para el acceso a sus servicios a las parejas del mismo sexo que estén calificadas para afiliarse al seguro social mexicano. Pero esta decisión no se ha hecho hegemónica en todo el país, en donde los altos niveles de homofobia aún mantienes a las parejas gay en un constante acoso y privación de servicios básicos.

La intención de Morena desde la pasada legislatura es la de empujar esta iniciativa para generar un respeto total a los derechos humanos de la comunidad gay en México. Los guindas aseguran que se han evidenciado prácticas de discriminación a ciertos grupos, por lo que una reforma nacional impulsada desde los tres poderes de la unión cambiaría estas prácticas de forma definitiva.

En la actualidad, en el IMSS ya está disponible una forma para que las parejas del mismo sexo se afilien a esta institución y también existe la opción de dar de alta a sus hijos. Pero basta con leer los artículos internos que rigen al seguro social para notar la discriminación:

“Artículo 84: La esposa del asegurado o, a falta de ésta, la mujer con quien ha hecho vida marital durante los cinco años anteriores a la enfermedad, o con la que haya procreado hijos, siempre que ambos permanezcan libres de matrimonio. Si el asegurado tiene varias concubinas ninguna de ellas tendrá derecho a la protección”.