Grupo México dice amar al país pero aún no repara el daño que causó en Sonora

- Por

En esta jornada electoral los empresarios más poderosos de México han salido a defender sus intereses. Aseguran que un posible gobierno de López Obrador afectaría a su economía y también al crecimiento de México. El Consejo Coordinador Empresarial (CEE) lanzó desplegados para advertir que ellos sacan adelante al país.

Una de las empresas más poderosas dentro del consejo es Grupo México. La minera nacional más grande de México asegura, junto con el resto de empresas, que ellos son los grandes generadores de empleos en el país y la única opción para salvar la economía nacional. Por lo que solicitan que no se toquen sus intereses. Pero Grupo México se contradice al decir que el bienestar del país es lo esencial cuando se revisa su pasado en Sonora.

Este gran consorcio empresarial que genera millones de pesos diarios con la minería ha ocasionado un desastre ambiental en Sonora. Un enorme derrame tóxico contaminó las aguas del río Sonora hace más de tres años. Grupo México se comprometió a reparar el daño y además construir una planta de tratamiento de agua. Este grupo empresarial privilegió sus intereses económicos y no ayudó en absoluto. Ahora claman amar a México ante las intenciones de López Obrador en contra de los abusos de los empresarios.

La impunidad ha sido una carta de uso común entre Grupo México y el gobierno mexicano. Lo que este grupo empresarial le hizo al ecosistema mexicano con el derrame tóxico es desastroso. Además, al ser una empresa de extracción, es decir, sacar minerales del suelo mexicano sin reemplazarlos, están operando con toda la ganancia a favor y no están comprometidos a reparar los daños ambientales que generan.

La postura de Grupo México es altamente cínica al participar en el desplegado nacional que el Consejo Coordinador Empresarial lanzó para asegurar que ellos son la columna de la prosperidad nacional, gracias a la creación de empleos y el cariño que se tiene al país. Lo cierto es que gracias al gobierno mexicano, Grupo México ha logrado esconder información clave sobre sus acciones con los desechos tóxicos.

El enorme derrame químico en el río Sonora afectó gravemente a la flora y fauna de la zona. Además de que cientos de personas que están en contacto con este río presentaron enfermedades a consecuencia. El riesgo de generar cáncer con este enorme daño a la naturaleza mexicana es enorme y se expone a miles de familias del norte de México. Hasta el momento, Grupo México no ha concedido ayuda sanitaria ni médica a las personas afectadas.

Este es un gran ejemplo del daño que ocasionan las empresas que abusan de su poder político y no son castigadas por sus graves errores al país, tanto ecológica como socialmente. Si bien Grupo México es una empresa bastante poderosa a nivel continental y creadora de empleos, derrames como el que generaron en Sonora se solapan, gracias a los acuerdos que mantienen con el poder político, en donde tienen una enorme injerencia.