Parchan secundaria a punto de derrumbarse, denuncian alumnos

- Por

La idea era que la escuela fuera demolida, debido a las graves condiciones de su estructura. Pero un encargado del gobierno de Quintana Roo ha decidido solamente “maquillar” el inmueble sin atender el gran problema de fondo. Esto está sucediendo en el CBTIS 214 de Quintana Roo, en donde los alumnos y un comité de padres exigen se transparenten las acciones a realizar en esta escuela secundaria. 

Para rematar, el costo de esta remodelación es de 4.5 millones de pesos, una cifra que bien podría servir para reconstruir totalmente la escuela. El hombre detrás de esta decisión es el funcionario y titular del Instituto de Infraestructura Educativa de Quintana Roo (IFEQROO), Abraham Rodríguez Herrera. Los padres de familia aseguran que no hay transparencia alguna en el proceso, por lo que exigen a las autoridades estatales que informen sobre cómo serán usados los recursos. 

Según las declaraciones de los afectados, los 4.5 millones de pesos que serán utilizados bien podrían servir para demoler el edificio con graves lesiones estructurales y construir una nueva escuela. Pero la intención de Abraham Rodríguez es otra. El hombre a cargo del instituto de infraestructura en Quintana Roo ha ordenado solamente remodelarlo, cuando se alcanzan a ver 8 salones con “graves cuarteadoras”, dice un dictamen técnico elaborado por especialistas locales. 

El asunto detrás es que la obra solamente será “maquillada” y los alumnos tendrán que estudiar en estas aulas corren riesgos graves, comentan los padres de familia que se han unido para aclarar el destino final de los millones de pesos invertidos en esta escuela secundaria. Las cifras que ha presentado este comité ciudadano es de 320 estudiantes que están en riesgo por los daños en el centro educativo, por lo que piden que se reajusten las intenciones para realmente mejorar el edificio. 

¿Cómo se usará el dinero?

El riesgo, aseguran, es que pueda derrumbarse en cualquier momento con personas dentro. Todo apunta a que Rodríguez Herrera no ha transparentado el destino de los 4.5 millones de pesos que se están invirtiendo en la escuela. Y es que en el cartel que se ha colocado para anunciar la obra no se mencionan montos ni más detalles de cómo es que serán invertida esta cifra millonaria. En caso de algún derrumbe que afecte a los estudiantes, los padres de familia responsabilidad directamente a Abraham Rodríguez Herrera. 

Como prueba, los padres de familia han presentado fotos de las condiciones en las que se encuentra la escuela de sus hijos. Se notan claramente daños graves en los techos y en varios muros, en donde incluso se alcanzan a ver las varillas que dan soporte a la estructura. Con esto, el gobierno de Quintana Roo está obligado a atender un claro caso de mal manejo de recursos.