Sánchez Cordero tiene un depa millonario que no declaró al inicio

- Por

La declaración patrimonial de su gabinete sigue dando dolores de cabeza al presidente López Obrador, esta vez los focos de la opinión pública se centraron en la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a quien el día de hoy, el periódico Reforma señaló de no haber declarado una propiedad en Estados Unidos.

La secretaria de Gobernación fue de las últimas en presentar su declaración patrimonial, sin embargo, ante los señalamientos de Reforma, Olga Sánchez Cordero, pidió que la Secretaría de la Función Pública (SFP), aclare las razones por las que reservó información relativa a una propiedad en Houston, Texas, que no figura en la versión pública de su declaración patrimonial; además, afirmó que desde el 30 de enero solicitó a la SFP que se hiciera pública dicha información.

Sánchez Cordero dijo que esa propiedad fue adquirida por ella y su esposo en el año 2009, que fue declarada conforme a la ley y que autorizó se hiciera pública, aunque el portal Declaranet, donde se carga la declaración patrimonial y de conflicto de intereses, no lo refleja.

El diario Reforma publicó hoy los datos de un departamento, cuyo costo fue de 583 mil dólares en la capital texana, el inmueble está en el piso 22, último de la torre Park Square de Houston y tiene una extensión de 2 mil 903 pies cuadrados (269.7 metros cuadrados), el cual no se refleja en su declaración patrimonial y, durante la conferencia de prensa matutina que ofrece a diario el presidente Andrés Manuel López Obrador, la secretaria de Gobernación respondió al señalamiento.

Respecto a la información difundida por el mencionado diario, el primer mandatario apunto que daría respuesta a todo, aunque provenga de los conservadores que no exigieron publicidad de declaraciones patrimoniales “en el período neoliberal”, e inclusive, añadió, “a Salinas no lo tocaron ni con el pétalo de una rosa”.

Haciendo eco de la expresión de Jesús Reyes Heroles, López Obrador presentó a Sánchez Cordero para aclarar el caso: lo que resiste, apoya.

Por su parte, Sánchez Cordero recriminó al periodista autor de la nota que no se le hubiera solicitado su versión sobre el asunto e insistió en que la SFP aclare por qué no se reflejó la información de la mencionada propiedad.

Sánchez Cordero fue una de las últimas funcionarias de la 4T en presentar su declaración, esto luego que AMLO les pusiera un ultimátum: “el que no haga pública (su declaración), no puede trabajar en el Gobierno”, sentenció.

Aunque según lo que informa Reforma, Sánchez Cordero no tanto, ya que solo dijo tener un terreno de 380 mil metros cuadrados, que le costó 90 millones de viejos pesos (lo compró en 1992) y un departamento de 318 metros cuadrados que adquirió en 2004, con valor de 2.7 millones de pesos.

Finalmente, la secretaria de Gobernación dijo que estaba bien de salud, “en condiciones óptimas”, en un mensaje dirigido a publicaciones que “la han querido enfermar”.