Luis Echeverría también debe ser juzgado por sus crímenes: Solalinde

- Por

El defensor de los derechos humanos y sacerdote, Alejandro Solalinde Guerra aseguró que los mexicanos tienen hambre y sed de justicia, por lo que sería justo que por lo menos aquellos que fueron cabeza de un país, como Luis Echeverría paguen por sus crímenes.

En entrevista para el portal Sinembargo.mx, el sacerdote indicó que la reciente administración hizo de México, un país donde los derechos humanos son un desastre, lo cual se puede observar por la narcoviolencia y los miles de desaparecidos.

El pueblo quiere unas probaditas de justicia. A mí me gustaría muchísimo, al menos por la satisfacción de tanta gente que ha buscado justicia y que no ha encontrado, que al menos los presidentes pudieran responder. Y desde Echeverría, porque tiene cuentas pendientes de crímenes de lesa humanidad.”, precisó.

Crímenes de lesa humanidad

Hacia finales de la década de los sesenta, la masacre de estudiantes ocurrida en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco dejó una grave herida en la sociedad mexicana, en la cual la figura de Luis Echeverría Álvarez tiene un peso contundente.

Siendo Secretario de Gobernación, durante el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría fue acusado de ser partícipe en la creación intelectual del asesinato de decenas de estudiantes.

Al grado que investigadores como Edgar González Ruiz, autor de Los crímenes del 68. La derecha contra Echeverría, alude al ex presidente como una figura clave en la represión y los genocidios.

En casi todas las hemerotecas de la Ciudad de México, incluyendo las colecciones de algunos de los principales periódicos, faltan ejemplares de los principales días de la represión contra el movimiento estudiantil, especialmente del 2 de octubre”, explicó el investigador.

Con la llegada del Partido Acción Nacional (PAN) al poder, en los primeros años de la década de los dos mil se creó la Fiscalía Especial para Delitos del Pasado, con el objetivo de juzgar y sentenciar a los responsables de aquellos actos.

Según un artículo publicado en la revista Proceso, en mayo del 2005, el entonces, Secretario de Gobernación, Santiago Creel prometió que el gobierno federal citaría a comparecer, sin excepciones, a todos los exfuncionarios públicos relacionados con crímenes del pasado, incluido el expresidente Echeverría.

Pese a que la investigación fue iniciada por el fiscal Ignacio Carrillo Prieto, los resultados nunca se vieron. Otro artículo publicado por el diario español El País, indica que, en julio de 2004, Carrillo Prieto presentó cargos criminales contra Echeverría por la matanza cometida el 10 de junio de 1971.

Dicho acto conocido como El Halconazo sucedió cuando un grupo de paramilitares atacó una manifestación de estudiantes causando la muerte a 25 personas, según fuentes gubernamentales.

Carrillo afirmó que Echeverría fue el actor principal en el proceso contra la guerra sucia en México, luego de estudiar 13 tomos del expediente, por lo que ordenó la detención del ex mandatario y la investigación de 1,200 desapariciones forzadas, ocurridas entre los años sesenta y ochenta.

Para julio de 2006, el magistrado federal José Angel Mattar Oliva ratificó la orden de aprehensión contra Echeverría Álvarez, por su responsabilidad jurídica en la matanza del 2 de octubre de 1968.

Echeverría fue detenido en noviembre de 2006 y condenado a arresto domiciliario por su avanzada edad, en aquel entonces 82 años, hasta que, en marzo de 2009, un tribunal federal ordenó su libertad por no encontrar elementos que sustentaran los cargos.

Justicia sí, perdón no

Tomando en cuenta los presuntos crímenes que ex mandatarios como Echeverría pudieron haber cometidos, el padre Solalinde sentenció que “pase que lo pase tiene que haber justicia en México, porque la gente ya llegó a un hasta aquí”.

Si Andrés Manuel dice: perdón, no hay problema, ya se está perdonando a los mismos de Morena. Eso no puede ser. No puede haber perdón si no hay una rectificación del rumbo, si no hay un aseguramiento de que no va a seguirse permitiendo los mismos errores, la misma corrupción. No, tiene que haber probadas de justicia y con los principales: Enrique Peña Nieto no se escapa.”, puntualizó el sacerdote.

Con información de El Universal, Edgar González Ruiz, Proceso, El País, La jornada, Vanguardia y SinEmbargo.mx


Etiquetas: