Confirmado por el PAN: el PRIAN sí existe y AMLO tenia razón

- Por

Para muchas personas era claro que existía un pacto sólido entre las dos principales fuerzas políticas del país. Solamente faltaba que alguien del PRI o el PAN lo reconociera. El famoso PRIAN, término que popularizó el futuro presidente López Obrador, existe y un hombre acostumbrado a la polémica dentro del partido conservador lo acaba de aceptar.

Germán Zepeda ha declarado que sí existe esta alianza política con fuertes intereses económicos y morales. El anayista que quedara a la cabeza del partido Acción Nacional durante las elecciones presidenciales dijo que es completamente cierta esta sentencia de que el PRI y el PAN forman una sola unidad política que ha operado durante años en el país. Si hacía falta una prueba clara del PRIAN, es esta.

El término PRIAN se explicó para entender porqué el partido tricolor y el conservador actuaron en conjunto básicamente desde los noventa y fue trascendental en la transición electoral en el 2000, en donde ganara el panista Vicente Fox. Desde ese entonces y hasta la fecha, ambos partidos tienen una agenda en común que muchos han tachado de abusiva e imparcial. Pero Zepeda afirma que solamente un sector del PAN se vendió a los intereses del PRI, el partido más antiguo en México.

En Breaking repasamos un recuento histórico del término PRIAN. Si bien López Obrador se encargó de popularizarlo, el matrimonio de intereses político-económicos entre las dirigencias azul y la tricolor quedó nombrado gracias al político Luis Sánchez Aguilar, del partido Social Demócrata. Todo esto a finales del siglo pasado y como forma de explicar el viraje al neoliberalismo rapaz que estaba viviendo México.

Para Zepeda, que dirigiera al panismo y ahora se limita a coordinar a la bancada azul en el senado nacional, esta alianza se alcanza a ver en el famoso Pacto por México. Esta fue la carta de presentación del gobierno priísta de Enrique Peña Nieto y estuvo totalmente avalada por Ricardo Anaya, un panista que después se lanzaría a acusar al presidente de traidor por este pacto.

Además, el panista afirma que la alianza “por debajo” entre ambas fuerzas los perjudicó. Recordemos que el término PRIAN se hizo tremendamente popular durante el sexenio de Peña Nieto y colocó en el mismo sitio de impopularidad al panismo y el priísmo. Para miles de mexicanos, ambos partidos son idénticos, por lo que la diferencia de nombres no representa individualidad alguna.

El hecho de que Zepeda acepte públicamente la existencia del PRIAN también deja ver la ruptura inmediata entre el PRI y el PAN. Después de la aplastante derrota que sufrieron el primero de julio de este año, ambos partidos han intentado sobrevivir al castigo electoral que les aplicaron los mexicanos. Acción Nacional obtuvo votos mínimos que lo regresaron a los ochentas y el priísmo no solamente perdió la presidencia, también vivió derrotas en cada estado del país. El problema es el término PRIAN, aseguran algunos panistas. Se les acusó a todos de traidores a los intereses nacionales.

Ahora ambas fuerzas quieren sobrevivir separadas. Si bien pudieron formar una oposición decente ante la avanzada guinda de Morena, parece ser que el matrimonio enfrenta graves problemas. Los priístas luchan por sobrevivir con bancadas diminutas y hasta contemplan un cambio de nombre. Los panistas tienen un caos interno impresionante y como segunda fuerza al mando, están bastante sacudidos por la derrota electoral como para reaccionar.

Al parecer, por lo menos en el nombre, el PRIAN está muriendo.

Con información de SinEmbargo.