X

El ‘huachicoleo’ será uno de los delitos más castigados en el sexenio de AMLO

Fuente: Diario de Juárez

El problema de delincuencia en México ya no se limita solamente al narcotráfico y el asalto a transeúntes. Durante los últimos años, el crimen mexicano ha logrado establecer nuevas modalidades para hacerse con millones de pesos de manera ilegal. La nueva tendencia es bastante vaquera, ya que el robo a trenes ha ido a la alza en estados como Puebla y Veracruz. Pero el gran problema se encuentra en los desiertos, con la ordeña de combustible a ductos oficiales de Pemex.

El famoso ‘huachicoleo’ ha logrado quitarle a la petrolera mexicana cerca de 30 mil millones de pesos. El proceso es peligroso, ya que dentro de los ductos de Pemex se traslada gasolina a presión, para lograr ordeñar uno, es necesario la mano experta de un ingeniero o trabajador de Pemex. El gobierno de izquierda de López Obrador propone disminuir los robos generando penas mucho más severas.

Loretta Ortiz, consejera en seguridad en el equipo de Andrés Manuel, propone castigar a los ladrones de trenes y combustibles con penas más largas y sin derecho a fianza. A la llegada del tabasqueño al poder, su equipo de trabajo asegura que desde el primer día se buscará disminuir este tipo de actividades delictivas que han provocado miles de muertes entre grupos rivales.

Existen 2,274 tomas clandestinas localizadas en el país, reportó el titular de Pemex.

El gobierno de Enrique Peña Nieto ha intentado solucionar este problema con la misma estrategia de otros conflictos: a balazos. Con despliegues de policías federales, locales y el ejército, los conflictos armados han dejado cientos de militares y policías muertos. La estrategia priísta también ha fallado luego de que se descubriera que varios trabajadores de Pemex están involucrados en el robo masivo de combustibles.

Para Loretta Ortiz, este tipo de criminales no solamente destruyen patrimonio nacional, también agreden a comunidades cercanas a los ductos y violentan sectores enteros para transportar lo robado. Por lo tanto, el huachicoleo será uno de los crímenes más castigados durante el sexenio de Obrador. La intención no es solamente garantizar condiciones de paz en ciertas zonas del país, también se pretende evitar fugas millonarias de dinero que terminará en manos del crimen organizado.

De 1,600 personas detenidas hasta a la fecha relacionadas con el huachicoleo, apenas el 2% ha concluido en procesos penales. La administración de López Obrador promete incrementar el número de condenas sin otorgar derecho a fianza, además de intentar disminuir el robo de gasolinas. Aún no se ha mostrado un plan o una estrategia integral. Lo cierto es que Loretta ha dejado claro que la amnistía que planea el gobierno de Obrador no comprende perdonar a ningún huachicolero.

El otro tema preocupante es el asalto a trenes mexicanos. Al trasladarse por zonas solitarias, varios grupos criminales armados han logrado detener a las bestias metálicas para saquear sus contenidos. Estos robos se han convertido en una tendencia y varios gobernadores han exigido atención inmediata. El gobierno peñista ha reaccionado tarde, sin tener una estrategia previa para solucionar los robos a trenes. Incluso empresas ferroviarias han decidido alterar sus rutas o negar servicios para evitar más atracos.